En Tunja, Duitama, Sogamoso y Chiquinquirá están las terminales más importantes y antiguas de Boyacá.

La Terminal de Duitama fue una de las primeras constituidas en Colombia. Operaron inicialmente allí empresas como El Rápido Duitama.

Tunja fue la ciudad que en materia de transporte intermunicipal elevó la bandera siendo la primera de la región que empezó la construcción de una terminal de transportes: según referencias históricas, en 1961 para abrir sus puertas en 1965.

Para entonces, la población de la ciudad alcanzaba los 50 mil habitantes y la actividad comercial de la misma se realizaba en la Plaza Real, a donde, además de los mercados, llegaban los buses de transporte público congestionando en gran medida la zona central.

Fue así que en el gobierno del alcalde Antonio José Sandoval Gómez, (1963 – 1965), se inauguraron las obras de la nueva terminal que las autoridades decidieron ubicar sobre la recién construida Autopista Central del Norte (BTS).

Hoy, 55 años después, cuando la población de Tunja supera los 200 mil habitantes, esta terminal sigue en funcionamiento, con una sobrecarga de operación que llevó a los gobiernos departamentales y municipales a un unir esfuerzos para construir la nueva terminal de Tunja.

Esta mega obra, ubicada en el oriente de la ciudad, que el gobernador Carlos Amaya y el alcalde Pablo Cepeda proyectan entregar este año, tiene una extensión de 59 mil metros cuadrados. Además, dispone de accesos peatonales, una sala de abordaje para 2.000 pasajeros/hora, área de taquillas y de administración, locales comerciales, baterías de baños, plazoleta de comidas y zonas verdes.

Duitama a la vez, por su dinámica económica, reconocida como la meca del transporte de Boyacá, fue también una de las pioneras en implementar una zona exclusiva para el transporte intermunicipal y la primera en renovar sus instalaciones. La terminal antigua de la ciudad fue inaugurada en 1964 durante la administración de Rafael Granados Fajardo, por iniciativa del empresario Manuel Castro Infante.

La terminal operó en pleno centro de la ciudad hasta el 23 de noviembre del 2015, fecha en la que Constanza Ramírez, alcaldesa de la época, inauguró las nuevas y modernas instalaciones. La nueva y moderna terminal tuvo una inversión cercana a los 20 mil millones de pesos y cuenta con salas de espera, 65 locales comerciales, plazoleta de comidas y zona de encomiendas, entre otros.

De otra parte, la Terminal de Transporte de Sogamoso ha jugado un papel muy importante en la movilidad de la región por conectar a Boyacá con el departamento del Casanare. Esta entidad se puso en servicio en 1977 y tuvo como promotor y primer gerente al empresario boyacense Germán Riaño Cano, quien, junto al entonces alcalde, Jalil Yunis Kattah, constituyó la sociedad entre el municipio y la Corporación Nacional del Transporte.

Esta infraestructura, dotada con servicios de taquillas de las empresas de transporte, cafeterías, restaurantes, baños, guarda equipajes, teléfonos y correos, opera actualmente pero su capacidad también se quedó corta.

Por eso, desde hace más de 10 años, el gobierno se ha venido planteando la posibilidad de construir una nueva terminal en las afueras de Sogamoso, en la vereda de Siatame.

1 Comentario

Deja un comentario