(Galería) Tres meses después del atentado en Tunja

Luego de tres meses del atentado contra la Policía Metropolitana en Tunja, poco se sabe de los avances en la investigación, captura de los responsables, y el imaginario colectivo se olvidó de la familia de Jéfferson Ricardo Román Bolívar, el patrullero que fue asesinado en la madrugada del lunes 22 de octubre de 2018.

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

En su momento, todo fue terror y confusión en la capital boyacense, reuniones y pronunciamientos de las autoridades civiles y militares, incluso llegaron de Bogotá investigadores especiales para ubicar a los terroristas, pero lo que se conoció es que dos hombres habían llegado a las 1:30 de la mañana al parqueadero de la institución, ubicado en Altos de Coservicios, usando estrategias para distraer al patrullero que se encontraba de turno, mientras otros instalaban explosivos en el lugar, luego dispararon contra el uniformado causándole la muerte y las seis cargas fueron activadas a través de un celular.

Con el correr de las horas se ofreció desde la Gobernación de Boyacá una recompensa de 50 millones de pesos para identificar a los autores materiales e intelectuales, y la Policía Nacional ofrecía un tanto igual, mientras que el Ejército de Liberación Nacional, ELN, emitía un comunicado en el que se atribuía la autoría del hecho, como medida de presión al Gobierno para agilizar la mesa de negociación y que se aceptaran sus peticiones para firmar la dejación de armas.

Actualmente hay dos fiscales y varios jueces detrás de la investigación, se han practicado más de 15 entrevistas a testigos y se están haciendo intervenciones en ciudades como Yopal, Sogamoso, Duitama y Tunja, donde se adelantaron los movimientos previos al atentado.

A la familia del patrullero la acompañaron en el sepelio en Ramiriquí, de donde era oriundo, y luego la citaron para inauguran un parque de Coservicios, que se empezó a llamar Resiliencia Román Bolívar, en homenaje a este uniformado. Con respecto a los trámites de indemnización y/o reconocimiento, la Policía está al frente del tema, de acuerdo a los auxilios mutuos, adicionalmente uno de sus hermanos está prestando servicio en la institución y ha anunciado su deseo de hacer carrera al interior de la misma.

Hoy cuando se está a días de cumplir tres meses del atentado, los cien millones de recompensa siguen a la espera de ser entregados, los responsables siguen siendo desconocidos para la comunidad en general, la familia siguió con el dolor de la pérdida, el ELN continúa con sus medidas terroristas de presión y Tunja mantiene los mismos mecanismos de seguridad, en la aun llamada ‘ciudad más segura del país’.