[Infografía] La esperanza media de vida bajó en 1,8 años como consecuencia de la pandemia del COVID-19

Se perdió prácticamente una década de avances en términos de años de vida ganados.

Con información de la Agencia EFE

La esperanza media de vida en el mundo se redujo en 1,8 años como consecuencia de la pandemia del COVID-19 y ahora se sitúa en los 71,4 años, según las estadísticas sobre salud pública divulgadas este viernes por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estos datos, actualizados hasta finales del 2021, implican que se perdió prácticamente una década de avances en términos de años de vida ganados.

En el 2020, primer año de la fase aguda de la pandemia, se perdieron 0,6 años de esperanza de vida, pero al año siguiente -cuando la emergencia sanitaria continuaba con la aparición de nuevas variantes- el impacto fue aún mayor, al perderse 1,1 años.

Durante este bienio también se perdieron años de esperanza de vida saludable (el número de años que una persona puede vivir con plena salud): menos 0,7 años para los hombres y menos 0,5 para las mujeres en el 2020, y 0,8 años y 1,1 años, respectivamente, en el 2021.

“Antes de la pandemia se lograron mejoras significativas en la salud de la población, pero los perfiles demográficos y epidemiológicos cambiaron durante los años de la pandemia”, comentó durante la presentación de estos datos el experto de la OMS, Haidong Wang.

Aunque el deterioro en la esperanza de vida fue generalizado, el informe destaca que los efectos de la pandemia han sido desiguales según la región.

El continente americano y la región del sudeste asiático fueron los más afectados, con una reducción de la esperanza de vida de tres años en ambos casos.

Además, ambos continentes también sufrieron una reducción de la esperanza de vida saludable de 2,5 años entre el 2019 y el 2021.

El impacto también fue diferente dependiendo del nivel de ingreso de los países: 0,6 años de esperanza de vida perdidos en los países de ingresos bajos y 2,4 años en los países de ingresos medios bajos.

El informe indica que el COVID-19 se convirtió en la tercera causa de mortalidad a escala mundial en el 2020 y la segunda en el 2021, provocando casi 13 millones de fallecimientos en este periodo.

Antes de la pandemia, las enfermedades no transmisibles como el accidente cerebrovascular, el cáncer , el Alzheimer o la diabetes eran las principales causas de muerte (74 % de todas las muertes en el 2019).

-Publicidad-