En jornada convocada por Corpochivor para celebrar el Día de la Tierra se sembraron más de 3.000 árboles

El sitio escogido por Corpochivor fue el páramo de Bijagual en jurisdicción de Viracachá, justamente donde en enero pasado se quemaron 40 hectáreas de vegetación.

Para conmemorar el Día de la Tierra, Corpochivor adelantó este lunes una jornada de reforestación en el páramo de Bijagual. Foto: Gerson Flórez/Boyacá Sie7e Días.

Gran acogida tuvo la convocatoria de la Corporación Autónoma Regional de Chivor (Corpochivor) para contribuir con la recuperación del páramo de Bijagual y de paso conmemorar el Día mundial de la Tierra, jornada que se llevó a cabo este lunes 22 de abril.

Hasta la vereda de Caros, en Viracachá, donde a finales de enero pasado un incendio provocado devoró cerca de 40 hectáreas de vegetación de páramo, llegaron soldados del Batallón Bolívar de Tunja y funcionarios de Corpochivor, junto al obispo de Garagoa, bomberos y la Cruz Roja, con comunidad del sector, para sembrar un poco más de 3.000 plantas de vegetación nativa.

“Lo que hicimos fue buscar especies nativas, no solo para ayudar a recuperar el ecosistema tras el incendio, sino para no afectar los individuos que sobrevivieron o que han venido retoñando”, explicó Fabián Bulla, director de esta entidad que ejerce autoridad ambiental en 25 municipios del oriente de Boyacá.

Precisamente los árboles nativos de las especies arrayán (Myrcianthes leucoxyla) y ruque (Vallea stipularis) que se sembraron en esta jornada, por parte de cerca de 230 personas, fueron germinados en el vivero forestal de esta corporación autónoma regional en el municipio de Ramiriquí.

“Esta es una responsabilidad de todos, no solo de la corporación. Tenemos que concientizarnos de la importancia de los páramos y el ecosistema”, recalcó Bulla.

Liderados por Corpochivor, la Diócesis de Garagoa y el Batallón Simón Bolívar, cerca de 230 personas participaron en la siembra de 3.000 árboles nativos en jurisdicción de Viracachá. Foto: Gerson Flórez/Boyacá Sie7e Días.

El director añadió que, con la ayuda del Ejército subieron los postes y el alambre para cercar casi un kilómetro del área, esto con el fin de evitar que se vaya a convertir en zona de pastoreo y se pierda el trabajo de reforestación.

Al respecto, el coronel Óscar García, comandante del Batallón Simón Bolívar, aseguró que los soldados de la Primera Brigada están totalmente comprometidos con la recuperación del ecosistema. El otro aliado de Fabián Bulla en esta iniciativa ha sido monseñor Julio Hernando García Peláez, obispo de la Diócesis de Garagoa.

“La Iglesia católica se ha comprometido desde el 2015 en el cuidado de la casa común, a través de un mandato del papa Francisco en la recuperación del agua, el cuidado de la tierra y el aire, lo que nos ha permitido precisamente comprometernos de lleno con actividades como esta en favor de la vida”, señaló el prelado.

Y agregó que esto no sería posible sin la ayuda del Ejército, de Bomberos y de la comunidad en general en esta convocatoria de Corpochivor, con el apoyo de la Iglesia católica en la región.

De esta manera comenzó este lunes un programa de recuperación de las cerca de 300 hectáreas de vegetación que resultaron afectadas por incendios en jurisdicción de esta corporación autónoma regional.

Ahora la actividad continuará por la provincia de Márquez, para terminar en Oriente y Neira en las próximas semanas.

-Publicidad-