Buscan a 1.500 personas desaparecidas en Casanare

Por lo menos unas 1.500 personas, víctimas de los grupos armados que azotaron la región, se encuentran desaparecidas y sus familias no saben si están vivas o muertas, por eso claman por su búsqueda por cielo y tierra.

Hasta finales del año pasado se habían recibido 1.988 solicitudes de búsqueda de personas que resultaron desaparecidas. Foto: archivo particular

‘Por cielo y tierra’ es un documental que fue exhibido como herramienta de socialización de la Unidad de Personas dadas por Desaparecidas  en Casanare y que de acuerdo a lo manifestado a Boyacá Sie7e Días por Carolina Olmos,  coordinadora del Grupo Territorial de la UBPD, puede ascender a más de 1.400 personas. 

La líder de esa organización indicó que, con el ejercicio adelantado en el auditorio de Unisangil  en Yopal, con el lanzamiento del documental ‘Por cielo y tierra’, se pretende llamar la atención para conocer de fondo los procesos de búsqueda de personas que han sido víctimas de la violencia en el departamento, abrigando la esperanza, por parte de los familiares reclamantes, de encontrarlos vivos, pues en la mayoría de los casos no se tiene noticia alguna del paradero de los desaparecidos.

De acuerdo a las estadísticas oficiales, hasta finales del año pasado se habían recibido 1.988 solicitudes de búsqueda de personas que resultaron desaparecidas víctimas de todos los grupos armados que operaron en la región, que es cuando se inicia el trabajo investigativo de las organizaciones nacionales e internacionales, instituciones estatales y familiares de las víctimas, para obtener información de la suerte que corrieron esos colombianos, que ahora figuran como desaparecidos.

Buena parte de los hallazgos que la unidad ha realizado en diferentes sitios de Casanare  corresponderían a integrantes de grupos armados que hacían presencia en esta zona del país y que, en el marco del conflicto armado, murieron en medio del enfrentamiento por la disputa del territorio a finales de la década de los 90 y comienzos del 2000.

La intención es hacer un mapeo en todo el departamento y lograr identificar los sitios donde posiblemente están sepultadas las personas desaparecidas y, para ello, es vital contar con la colaboración de los familiares de las víctimas y de quienes tengan información sobre casos puntuales.  

-Publicidad-