Un mar de confusiones – Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez #Columnista7días

Cual bulto de anzuelos es lo que estamos soportando por estos días, y los expertos dicen que los que se avecinan se enredarán con hilos de nailon, por aquello de los hilos de poder…, pues mañana será un día en que a lo mejor definan si hay una fiscal en propiedad y ya empiezan los escándalos para lo que serán las reformas “sociales” y así ir permeando hasta la constitución… ojo.

Burlados con desfiles de 40 carrotanques, la que está inmersa en investigaciones y con muerto vuelve a ser la jefa del anillo del poder, una viuda que la sindican de complicidad para asesinar a su esposo presidente, los árbitros que no tienen visión 20/20 en el VAR y ni en visto, un hijo de ex narco ahora se dedica a traficar con aletas de tiburón y decir por X y anunciar -generando una pánico-  un colapso en las finanzas del estado… que para los conocedores no es cierto, y así es que se gobierna…

Y las facultades que se le aprobarán -al ungido- para direccionar recursos de vigencias futuras a su gusto, por la ambición de querer modificar o manipular las empresas sociales del estado -eps- que tienen deudas por 25 billones y da es vergüenza que las “ÍAS” no hayan hecho su tarea con precisión, o los anuncios de los altos mandos militares ante los brutales ataques de unos “clanes” maléficos.

Expresar preocupación porque en éste inmenso mar de confusiones, con aguas profundas y no navegables, sin contar con las herramientas mínimas para pagar incendios entonces menos para bucear, ya empiezan los titulares por la jugaditas que se harán con los programas de alimentación escolar y por la emergencia del niño estamos sin agua, para los procesos sociales mínimos.

Ése cuento de que en las mesas de trabajo, de la construcción de los planes de desarrollo, quedan plasmadas las necesidades de las comunidades, y que tranquilos que todas sus peticiones (10 mil propuestas) se cumplirán, porque es parte del cambio grande, y que se asignarán recursos y que serán  tramitados, de  es puro cuento… por qué no presentan su programa de gobierno -el de las campañas- donde como un arbolito de navidad le cuelgan de todo, y en las susodichas mesas hacen compromisos sobre los recursos reales que se dispone, sobre las alianzas público-privadas que se pactaron  y sobre lo que negociaron para lograr los votos de quienes acompañaron sus aspiraciones y así ser ungidos. Seamos serios respetables administradores de las necesidades públicas.

Es que en definitiva no podemos ser epicentro de más bufonadas, y no olvidemos que por estas tierras lo somos de sismos y nada que nos preparamos, y lo que ése inmenso mar nos permite hasta naufragar -sin flotadores- es que con palabrejas, anuncios sin fondo, emocionados giros sin saldos, poner a titulares de las dependencias contra las paredes para saciar sus gusticos, convocar a movilizaciones para generar desmanes, por simples figuraciones: así no es. Y paren de hacer los mal llamados “controles políticos” que se están convirtiendo en la ridiculez de justificar sus “cuotas” en los gabinetes, y de fondo y acciones para los ciudadanos no se ven resultados, y eso se factura.

Ya logradas sus ambiciones, a trabajar, y que se vea que sus instintos para dentro de próximas elecciones no sea sobre nuestros dineros, pues el erario no es para ser la caja menor de unos populismo o necesidades o desesperos. Anunciar los ODS no es por estar a la moda, es un reto, ojo.

Confundir con mentiras es ser mentiroso profesional. Es desconcertar las estructuras de la democracia. Es creernos idiotas y no hay tal. Es traslucir sus apegos. No le dejen todo al azar.

*Por: Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez.  @ricardocipago

-Publicidad-