El nuevo escándalo del concejal de Villa de Leyva Oscar Guerrero #Tolditos7días

No es la primera vez que el concejal de Villa de Leyva Oscar Guerrero López, resulta en medio de un escándalo. En esta oportunidad está en el ojo del huracán acusado supuestamente de, junto a sus hermanos, haberles dado una paliza a cuatro adultos mayores y un joven en medio de una rencilla por un predio rural en esa localidad.

Hasta por intento de homicidio tendría que responder uno de los cabildantes de Villa de Leyva y su familia. Un hombre, llamado José Fandiño Gil, relata un video que se hizo viral, el escabroso episodio protagonizado, según él, por el concejal Oscar Guerrero López y cinco miembros más de su familia.

Fracturas y diferentes heridas y laceraciones son algunas de las lesiones personales por las que tendrán que responder integrantes de la familia Guerrero López, luego de que, según el denunciante, a palo los atacaran por haber entrado a una finca de su propiedad (de los Fandiño Gil), con la que según él, se han querido quedar los Guerrero.

La denuncia deberá ser esclarecida por las autoridades respectivas, pero mientras tanto don José Fandiño pide que se sancione al concejal para que no pueda seguir ostentando esa dignidad en representación de la comunidad.

Lo cierto es que después de conocerse la denuncia pública, el concejal supuestamente ha amenazado o intimidado a varias personas, incluidos periodistas, para que no difundan la información, asegurando que va a demandar si es necesario a medio Villa de Leyva, por su derecho al buen nombre y porque él supuestamente no estuvo ahí (el denunciante asegura que fue uno de los que los atacó).

Óscar Guerrero, es un polémico abogado que se dedica a temas relacionados con tierras, fue concejal entre el 2015 y el 2019, y quiso retener su credencial pero perdió en las urnas y, lo volvió a intentar en octubre pasado y salió de nuevo electo concejal para el periodo 2024-2027 con el aval del partido Cambio Radical.

Claro que no es la primera vez que Guerrero ‘moja prensa’. Ya en julio de 2017 se había hecho famoso porque el Icetex le embargó ‘su sueldo’ como concejal por una deuda de más de 9 millones de pesos que tenía en mora con esa entidad.

Y en abril de 2019, había sido uno de los protagonistas de un escándalo nacional por su ausencia a las sesiones en el cabildo municipal. Para esas calendas, había faltado según la denuncia a 107 sesiones del cabildo municipal, algo así como un año de sesiones de los tres años y cuatro meses que llevaba en su curul en el concejo de Villa de Leyva. Eso sí, según se dijo en el momento la denuncia, cobraba juiciosamente su pago.

Incluso, aseguran en Villa de Leyva que tuvo su tarjeta profesional suspendida un tiempo, por un problema en un proceso. Habrá que esperar cuál es su explicación a la grave denuncia de los Fandiño Gil en su contra.