En Monterrey Casanare capturaron al extraditable conocido como ‘Japonés’

A disposición de la Fiscalía General de la Nación quedaron tres presuntos integrantes de una red criminal.

En Bogotá, Monterrey Casanare y Sibaté, Cundinamarca, fueron ubicados los tres sospechosos de integrar a una banda dedicada al narcotráfico. Foto: Archivo particular.

Luis Marino Medina Martínez, alias ‘Japonés’, y otros dos sospechosos, posibles integrantes de una red señalada por las autoridades de policía de obtener, transportar y enviar por vía marítima a Estados Unidos, clorhidrato de cocaína fue capturado en Monterrey, al sur de Casanare.

Estas personas son pedidas en extradición por una Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, que los requiere por cargos relacionados con tráfico trasnacional de estupefacientes.

Según la Fiscalía General de la Nación, como resultado de una cuidadosa labor de investigación, en diligencias realizadas de manera conjunta por la Dirección Especializada contra el Narcotráfico y la Policía Nacional en Bogotá, Monterrey Casanare y Sibaté, Cundinamarca, fueron ubicados los tres sospechosos de integrar a una banda dedicada al narcotráfico. 

Los requeridos en extradición son: Luis Marino Medina Martínez, alias Japonés, posible coordinador del andamiaje ilícito y responsable de la parte financiera; Erick Leandro Calderón Soler, presunto encargado de la logística, de definir las rutas terrestres para el transporte de los alijos y de contactar a los conductores que llevarían los vehículos que ocultaban los estupefacientes; y Cristian Augusto Venegas Romero, quien sería uno de los transportadores de la organización delictiva.

De acuerdo con la Fiscalía, a esta estructura ilegal le han incautados 1.466 kilogramos de clorhidrato de cocaína y tres tracto-camiones, en procedimientos distintos realizados en el primer semestre de 2020, en diferentes corredores viales del país.

La petición internacional, precisa que estos tres hombres harían parte de una organización que conseguía diversas cantidades de cocaína en zonas de producción ilegal en Norte de Santander y Cauca, las acopiaba y camuflaba en caletas acondicionadas en vehículos de carga; y posteriormente las trasladaba a La Guajira y otras zonas costeras del Caribe colombiano, donde se coordinaba su salida.

-Publicidad-