La carta que tiene embalado al congresista Pedro Suárez Vacca #Tolditos7días

La W radio reveló los elementos que tiene la Corte Suprema de Justicia para investigar a Pedro Suárez Vacca, el representante a la Cámara por el departamento de Boyacá, por los delitos de concierto para delinquir y prevaricato cuando era juez quinto de ejecución de penas.

El pasado 3 de agosto la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia decidió ordenar apertura de investigación en contra del actual representante del Pacto Histórico Pedro Suárez Vacca por los presuntos delitos de concierto para delinquir agravado y prevaricato por acción, cuando se desempeñó como Juez quinto de ejecución de penas y medidas de seguridad en Tunja, Boyacá.

El caso tiene que ver como ya se había advertido en esta misma sección por presuntos hechos de corrupción e irregularidades al otorgar medida domiciliaria a Lelio Nevardo Ávila, condenado a 17 años por narcotráfico y condenado también por secuestro. En 2018, Lelio Ávila fue capturado de nuevo señalado de ser el enlace colombiano con la mafia albanesa del narcotráfico.

Según el auto de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, como juez de la República, Vacca controló la ejecución de la pena de 17 años de prisión impuesta a Lelio Nevardo Ávila Santana, el 20 de octubre de 2005 por el juzgado séptimo penal especializado de Bogotá por tráfico de estupefacientes agravado. Suárez le concedió la sustitución de prisión intramural por la domiciliaria a través del auto 23 de enero de 2008 y que Vacca reiteró el 15 de septiembre de 2009″. Dice la Corte que para esa fecha el entonces juez de Tunja Pedro Suárez Vacca ya sabía que Lelio Ávila había sido condenado también por secuestro.

Este es el contenido de la carta supuestamente escrita por Suárez a Lelio Ávila:

“Señor

Lelio Nevardo Ávila

E.S.M

Reciba un atento saludo.

Usted comprenderá las razones por las que me comunico de esta manera, pero ante los acontecimientos recientes, prefiero tener cuidado en extremo. Agradezco de antemano, por igual razón, me sea devuelto este escrito con su portador, a quien autorizo para toda comunicación a mi. En una sala de descongestión del Consejo Seccional de Cundinamarca, cursa la indagación preliminar N’2050-000125.00 con Magistrado Dr. Luis Alfredo Agudelo Flórez, por la prisión domiciliaria concedida por mí, a usted. Yo ya presenté escrito con descargos, hice un análisis que muestra que todo es legal, pero prefiero tener la seguridad de que eso se archive. El Consejo Superior de la Judicatura es el ente superior de esta entidad y por eso creo que Pedro A. Sanabria puede ayudar eventualmente en algo. Sin embargo, eso debe hacerse con mucho cuidado y en alto grado de confianza con él. Hace unos dias usted llamó a mi celular y contestó mi esposa, usted dio su nombre y dijo que se quiere reunir conmigo. Agradezco que no se comunique a mis celulares, pues definitivamente es mejor evitar sorpresas (no dar papaya). Espero que todo esté bien para usted y su familia asi como para sus hijos. Cuando yo vea que es posible busco la manera de que nos veamos por ahora es mejor por esta via y Jhon está autorizado para hablar con usted de mi parte solo él). Usted entenderá igualmente que no puedo recibir a nadie más ni atender otro asunto, pero cuando yo vea que todo está en situación normal vemos cómo nos comunicamos más directamente. Reciba un fuerte abrazo saludos a sus padres. Pedro José Suárez Vacca”

Según La W, el documento fue cotejado por investigadores que le dijeron a la entonces fiscal del caso María Victoria Parra, que sí hay uniprocedencia en la letra de Pedro Suárez y la carta enviada al condenado Lelio Ávila. Esta investigación no avanzó en la Fiscalía y el expediente llegó a la Corte por la condición de aforado del señalado representante.

“Se incorporó el informe de laboratorio FPJ-13 de 8 de junio de 201119, con destino a la Fiscal Maria Victoria Parra Archila, que contiene “el cotejo entre el manuscrito y firma del documento dubitado, y las muestras patronales elaboradas por Pedro José Suárez Vacca, con el fin de establecer la uniprocedencia’, concluye que ‘el manuscrito obrante en el anverso y reverso de una hoja (…) de papel cuadriculado de examen, que contiene carta dirigida al señor LELIO NEVARDO ÁVILA, que presenta firma a nombre de PEDRO JOSÉ SUÁREZ VACCA, corresponde con los rasgos y características de las muestras manuscriturales del señor PEDRO JOSÉ SUÁREZ VACCA, enviadas para el estudio. SON UNIPROCEDENTES” (…) “En la misma línea, fue aducido el informe SCDG 0644 de 4 de julio de 2012 suscrito por la servidora de policía judicial Hilda Marina Soler Ibáñez, en el cual se determina que la firma del señor Lelio Nevardo Ávila Santana, plasmada en la zona inferior del oficio 013 del distrito judicial de Tunja, Juzgado Quinto de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Tunja, fechado el 24 de enero de 2008, corresponde a rasgos y caracteristicas correspondientes a las firmas del señor Lelio Nevardo Ávila Santana, es decir, son UNIPROCEDENTES”.

Según Suárez Vacca esta prueba fue ilegal y objeto de una extorsión por parte de su exescolta. Sin embargo, habría reconocido que sí escribió el documento pues “era su manera de ser con todas las personas”.

El medio radial de Julio Sánchez Cristo adicionalmente reveló parte de la versión del congresista que investiga el alto tribunal: “El acceso al mismo fue ilegal, lo mismo que su producción y acopio, debido a que se produjo con la intención extorsiva del señor (…) pues precisamente tal escrito lo elaboró ante la solicitud e insistencia del señor (…) Niega conocer al señor Lelio Nevardo Ávila Santana por fuera de lo relativo al proceso que cursó en su despacho; sin embargo, admite que le escribió la carta con referencias a su familia, porque ‘es mi manera de ser, con absolutamente todas las personas, y especialmente con aquellos que están privados de la libertad’”.

Pero adicionalmente se refiere al testimonio de su escolta. El exescolta del entonces juez le ratificó a la Corte que fue testigo de un encuentro de su jefe con el condenado beneficiado por la detención domiciliaria:

“Yo acompañé al doctor Pedro José Suárez Vacca un día a la ciudad de Bogotá, y ahí nos recogieron en el centro de Bogotá, en un café de la esquina del Palacio de Justicia, nos recogió una camioneta gris, nos llevó al sur de la ciudad de Bogotá, a una casa, donde allí salió un señor y se saludó con el señor Pedro José Suárez Vacca y me lo presentó como Lelio Nevardo Ávila”.

-Publicidad-