Mikhail Krasnov, el alcalde de Tunja hablando sin filtros con Boyacá Sie7e Días

Sin afanes, sin presiones, pero lo más importante, sin filtro alguno, el nuevo mandatario de los tunjanos dialogó con Boyacá Sie7e Días.

Mikhail Krasnov habló sin afanes y sin filtros sobre lo que le espera a la capital boyacense con su gobierno. Foto: Fredy Porras/Boyacá Sie7e Días.

Así es. El recién posesionado alcalde de Tunja, Mikhail Krasnov durante más de media hora dialogó con el jefe de redacción de Boyacá Sie7e Días y reveló detalles desconocidos de su vida y de lo que le espera a la capital boyacense en los próximos cuatro años.

El ciudadano ruso, economista de profesión, y desde la medianoche del domingo pasado, se refirió al papel que viene jugando desde el mismo momento en el que fue electo.

-Publicidad-

Habló de la importancia de Tunja, al impuesto corrupcional, a las coimas, y a la forma como estará purgando el gabinete en el momento que identifique algún acto de corrupción. También adelantó que, si no tiene apoyo con los concejales, dado el caso tendrá que tomar algunas decisiones por decreto.

Reconoce que su alcaldía es un experimento político y social nacional e internacional que va a tener los ojos del mundo encima y que, si alguno de los integrantes de su gabinete no entiende eso, tendrá que dar el paso al costado cuanto antes.

Pero no solo eso, tildó además de miserables a sus contradictores políticos que hoy le buscan inhabilidades y hasta anuncian revocatoria de su mandato.

Reconoció que la capital boyacense tiene una cantidad de problemas que han venido siendo heredados y que buscará el respaldo de estudiantes de la Uptc, para que le ayuden en algunas labores.

Además, se refirió a sus títulos educativos, pero aclaró que lo que pasa es que no ha convalidado los títulos en su hoja de vida, por la falta de tiempo y dinero, pero precisó en que igual, para ser alcalde no se requieren.

Reveló detalles de su vida personal que no había entregado, además enfatizó en que el gobernador no es jefe suyo y dijo que va a mirar cómo trabaja con él. Añadió que él no va a negociar con la conciencia, que salió de la academia, que va a tener que trabajar con algunos políticos, pero que no va a ser un títere o firmón de los políticos.

Habló de su gabinete y que él fue elegido por las banderas de la anticorrupción, pero les pidió a los mismos ciudadanos que no auspicien el clientelismo, que él no llegó a colaborarle a nadie, sino a generar oportunidades para que haya trabajo y que irá llamando uno a uno a los que necesite.

Aclaró que no es ateo, habló de religión, que es ortodoxo, y que sin haber arrancado su gobierno ya había hecho mucho para Tunja y Colombia, porque demostró que no solo los políticos pueden ganar en las urnas.