En su discurso de posesión, el gobernador de Boyacá dejó ver varios detalles de lo que será su gobierno

Desde el municipio de Guacamayas pronunció hace unos días el mandatario de los boyacenses su primer discurso como gobernador.

Desde su discurso pronunciado en el escenario del parque principal del municipio de Guacamayas, Carlos Amaya mandó pistas de lo que será su gobierno. Foto: Boyacá Sie7e Días.

Luego de saludar a los habitantes de esta localidad y de agradecer al 84 por ciento que lo respaldó en las urnas y que lo hizo adelantar su acto de posesión protocolaria en este municipio, continuó su discurso de la siguiente manera:

“Un claro mensaje que recibo con humildad y como un llamado a la acción. Y este también es nuestro primer mensaje: Las provincias, que durante décadas fueron abandonadas, y que desde nuestro primer gobierno han tenido gran importancia, en el próximo cuatrienio serán aun de mayor prioridad.

El campo y nuestros municipios ya nunca más serán sinónimo de olvido Este momento simboliza mucho más que el inicio de un mandato; es la renovación de un acuerdo grande, que tenemos con Boyacá. Un acuerdo tejido con los sueños y aspiraciones de nuestra gente, un compromiso con el progreso y la prosperidad de esta tierra que amamos.

Aquí, rodeado por la belleza y la vitalidad de ustedes, se siente el eco de nuestra rica historia, un legado de valentía y determinación que nos impulsan siempre hacia adelante. Nos reunimos bajo el mismo cielo que presenció la valentía del libertador Simón Bolívar y sus tropas hace ya más de 200 años y bajo el mismo sol que abriga siempre a nuestras tierras fértiles y bondadosas. Hoy, no es un día de celebración personal o partidista.

Hoy, es un día en el que iniciamos un camino para que Boyacá mantenga su grandeza en la historia de Colombia y también, para que sea reconocida por su contribución al progreso y bienestar ciudadano; un faro que ilumine el futuro de la nación en próximas décadas.

El camino hacia esta segunda gobernación ha sido una travesía de descubrimientos y conexiones humanas profundas. Caminamos los barrios de las ciudades, veredas y calles municipales; conversamos con artesanos en el Valle de Tenza y acá, en Gutiérrez.

Nos alimentamos de las sonrisas de los niños y de las manos fuertes de nuestros abuelos. Cada encuentro ha sido un hilo más en el tejido de esta misión colectiva. Nuestra labor siempre irá más allá de la gestión diaria, es un compromiso con cada vida, con cada sueño, con cada boyacense.

Hace unos años, dimos pasos significativos, logramos una de las mayores superaciones de los índices de pobreza y desigualdad de Colombia, mejoramos la infraestructura, fortalecimos los servicios básicos. Culminamos decenas de elefantes blancos que venían de administraciones anteriores.

Recuperamos y construimos hospitales y colegios. Entregamos tractores que mejoraron la vida de miles de boyacenses. Gestionamos la mayor inversión en infraestructura vial que se haya logrado en el centro oriente colombiano: El Pacto Bicentenario. Pero el trabajo por este departamento está lejos de terminar. Boyacá Grande es una visión que nace de nuestras raíces y se proyecta hacia el futuro. Es el reflejo de nuestro trasegar social, de nuestra propia experiencia en política y gobierno, de nuestra capacidad, como buenos boyacenses, para siempre dar lo mejor y con gestión ratificar la firme convicción que tenemos de Boyacá como ejemplo nacional de desarrollo en unos años.

Cientos de personas presenciaron el acto protocolario de posesión del Mandatario, que acaba de completar ya cuatro días en el poder. Foto: Boyacá Sie7e Días.

Boyacá Grande es diversidad riqueza, cultura, historia y futuro. Boyacá, de montañas y valles, Es una rica paleta de culturas y tradiciones que van desde Cubará, donde están nuestros hermanos U’wa, hasta la ribera del majestuoso Magdalena.

Desde el Puente de Boyacá, en donde nació Colombia, hasta universidades como motor del conocimiento y empresas e industrias que generan empleo. Va desde la minería bien hecha hasta el agro, con el que le hemos dado de comer a este país durante décadas. Boyacá es piedemonte llanero, pero también es páramo; sol, naturaleza, es la mirada de un niño y el consejo de un abuelo.

Boyacá es alegría. Es gente trabajadora, es amor por la tierra y es familia como base de nuestra sociedad. Boyacá en cada rincón es vida y amor por lo nuestro. Boyacá Grande es cada campesino, cada artesano, empresario, trabajador, industrial y todas y todos los boyacenses que día a día se levantan a trabajar duro para sacar adelante a sus hijos.

Boyacá Grande es un propósito de todas y todos. Es un llamado a la construcción colectiva, una invitación, a unirnos reconociendo nuestras diferencias y contribuir con virtudes y valores. Nos inspiran las manos artesanas, que, con paciencia, pero con la meta clara, crean las más magníficas obras, eternas, llenas de magia y espíritu, en equipo, con paciencia y con metas claras.

Nuestra invitación es a que, juntos, hilemos las políticas públicas que mejorarán la vida de cada ciudadano, que fortalezcan nuestra economía, que protejan nuestro medioambiente y que cultiven un sentido de comunidad y pertenencia. Este camino no será fácil. Habrá desafíos y obstáculos; pero, al igual que nuestras maestras artesanas de Guacamayas, debemos enfrentar cada puntada con determinación y pulso.

En el corazón de Boyacá Grande yacen valores inquebrantables: trabajo duro, amor por la tierra y la familia, lealtad, honestidad y unidad. Cada uno tiene un significado profundo y una historia qué contar. El trabajo duro es el legado de generaciones que han cultivado esta tierra con sus manos, creando un futuro para sus hijos.

El amor por la tierra y la familia nos recuerda la importancia de cuidar nuestro entorno, de preservar la belleza natural y la riqueza cultural e histórica que nos define. La lealtad y la honestidad son la base de una gestión transparente y centrada en el bienestar común. La unidad, en nuestra diversidad, es la fuerza que nos permitirá alcanzar logros inimaginables. Esos serán los valores inquebrantables con los que vamos a construir juntos hacia nuestro futuro compartido.

Nuestro propósito número uno será el desarrollo económico. Sabemos que no se genera igualdad ni se superan los índices de pobreza si no se genera riqueza. Desde acá, desde la provincia de Gutiérrez Al norte de Boyacá, hago un primer llamado a todos los empresarios a unirse a esta causa.

Desde el gobierno departamental tendrán todo el apoyo. Invito a los empresarios nacionales a que vengan a este departamento que tiene todas las ventajas. Este camino lo construimos entre la empresa privada y el Estado. El Gobierno nacional sabe de nuestra disposición para trabajar.

Boyacá, lo sabemos, está en el corazón del presidente Gustavo Petro y de cada uno de sus ministros. Estamos listos a hacer lo necesario para sacar lo mejor de nosotros los próximos cuatro años y construir un porvenir que ya nunca tendrá vuelta atrás.

Acá no nos van a ganar las pequeñas diferencias y vamos a ser ejemplo de que el bienestar y el progreso ciudadanos están por encima de cualquier discrepancia. Esa es la nueva política. Y estamos listos para darle inicio en esta, la tierra que le dio la libertad a esta nación.

Solo así, entre el gobierno departamental, el nacional, la empresa privada, las administraciones municipales, los empresarios y cada uno de los boyacenses, lograremos los propósitos que tenemos para los cuatro años y que transformarán para siempre nuestro departamento.

1. Tren de mediana velocidad Sogamoso – Bogotá.

2. Adecuación hidráulica del Río Chicamocha.

3. Centro de memoria del Puente de Boyacá.

4. Centro de ciencia Tunja.

5. Centro logístico y de transporte de Duitama.

6. Parque temático de Paipa.

7. Aeropuerto de carga de Sogamoso.

También trabajaremos por los diferentes sectores, con los cuales hicimos acuerdos en campaña y los honraremos: Trabajaremos por la salud. En un mundo que nos demostró hace apenas un par de años que la salud es un tesoro, Boyacá seguirá siendo ejemplo nacional, tal y como ha sucedido en los últimos años.

Culminaremos los proyectos hospitalarios iniciados por el actual gobierno departamental. Culminaremos la torre de alta complejidad del San Rafael y llevaremos servicios de alta complejidad a Sogamoso, Duitama y Chiquinquirá. Asimismo, modernizaremos los hospitales de Soatá, Puerto Boyacá, Moniquirá y Valle de Tenza.

Llevaremos a cabo un ambicioso plan de salud preventiva. Creemos, como el Gobierno nacional, que allí está el secreto para salvar vidas y recursos. Llevaremos especialistas a más de 100 municipios y lograremos que los niños vuelvan a nacer en sus municipios. Con los emprendedores, estableceremos el Centro de Innovación y Desarrollo del Emprendimiento de Boyacá.

Además, fomentaremos el espíritu emprendedor mediante rutas de formación, entrenamiento y divulgación. Promoveremos el desarrollo, la financiación y el fortalecimiento del emprendimiento a través de la creación de un fondo de capital semilla; estableceremos estrategias de promoción con marca propia, y la consolidación de la cadena de valor del tejido empresarial boyacense.

También incentivaremos emprendimientos en innovación, apoyando ideas de base tecnológica y proyectos turísticos y ambientales, como también acompañaremos la internacionalización de los emprendimientos con programas específicos que promuevan el comercio exterior y la inversión en estos emprendimientos.

Con los jóvenes, seguiremos trabajando en la descentralización de la educación superior mediante la creación de nuevas sedes y la incentivación de programas STEAM y agropecuarios en diferentes regiones, garantizando el acceso a la educación superior sin gastos adicionales.

También, priorizaremos programas de asociatividad y emprendimiento, respaldando las ideas de negocio de los jóvenes y fortaleciendo la Dirección de Juventud. Facilitaremos la formación de liderazgo juvenil, apoyando el Consejo Departamental de Juventud y la Plataforma Departamental de Juventud. Además, difundiremos entre los empresarios los beneficios de contratar jóvenes, promoviendo así una mayor oferta de empleo en el sector privado.

Extendemos el programa ‘Año Cero’ para nivelación escolar previa a la educación superior y aumentaremos la inversión en infraestructura para deporte y cultura, junto con el fortalecimiento de la infraestructura educativa.

Con las mujeres, nos comprometemos a garantizar la participación de mujeres en la mayoría de los cargos de decisión en el Gobierno Departamental. Además, trabajaremos en colaboración con el sector empresarial para promover la vinculación de mujeres.

Asimismo, implementaremos una perspectiva de género en toda la oferta institucional del departamento, con inversiones específicas en la vinculación de mujeres en programas de formación, emprendimiento y proyectos productivos.

Crearemos el ‘Sistema Departamental de Cuidado Familiar’ que reconocerá la importancia de las labores de cuidado realizadas mayoritariamente por mujeres. También, nos comprometemos a luchar contra las violencias basadas en género mediante medidas preventivas y de atención. Implementaremos la ‘Política Pública de Mujer Rural y Campesina’.

Finalmente, fortaleceremos los liderazgos femeninos en el departamento mediante la creación de la Escuela de Potencialidades para las Mujeres, impulsando la formación política, liderazgo, habilidades empresariales y artísticas.

Con los comunales, racionalizaremos y simplificaremos los trámites realizados por las JAC, facilitando su operación. Además, fortaleceremos y aumentaremos los recursos destinados a los Convites, respaldando así las obras comunitarias. Apoyaremos activamente la operación de las Juntas de Acción Comunal, garantizando su papel crucial en el tejido social y comunitario.

También, articularemos y brindaremos apoyo técnico para que participen en convocatorias nacionales, ampliando sus oportunidades de financiamiento. La creación de la Escuela de Formación al Comunal potenciará el conocimiento y habilidades de los líderes comunales.

Descentralizaremos la cultura y el deporte en coordinación con las JAC. Y, finalmente, promoveremos la formalización de las Juntas de Acción Comunal, consolidando su impacto positivo en el desarrollo sostenible de Boyacá. En el sector cultural, se establecerá el Instituto de Cultura, Arte y Patrimonio de Boyacá (ICAPB), Además, se incrementará la tasa de la estampilla procultura para financiar convocatorias y fortaleceremos el patrimonio, los bienes y las manifestaciones culturales con actividades de divulgación proyección y conservación, se promoverán procesos de formación artística gratuita en los 123 municipios, se construirá y mejorará la infraestructura cultural, se priorizará la participación local en el Festival Internacional de la Cultura, y se actualizarán los sistemas municipales y departamentales de cultura, asegurando la inclusión de las necesidades actuales del sector.

Con el sector animalista, crearemos el Instituto de Protección y Bienestar Animal Departamental. Además, fomentaremos el bienestar animal mediante un programa de esterilizaciones y la creación de centros de bienestar animal. Instauraremos el Consejo Departamental de Protección y Bienestar Animal.

Acompañaremos la sustitución de vehículos de tracción animal, promoveremos la inclusión del bienestar animal en actividades agropecuarias, fortaleceremos la estrategia de la lucha contra el tráfico ilegal de animales silvestres, como también rechazaremos cualquier espectáculo que involucre maltrato animal en actividades culturales programadas o financiadas por el departamento.

Para finalizar, hago un llamado al trabajo en equipo por del departamento. Los acá presentes en Guacamayas, tienen en sus manos unos lápices de colores. Los quisimos entregar como símbolo desde este municipio lleno de vida y de magia, invitando a la unidad y a que cada uno de nosotros aporte su tono único para plasmar y desarrollar todo el potencial de la Boyacá multicolor y diversa, destinada ya no a contar la historia de este país, sino a contar su futuro.

Cada sector de nuestra sociedad tiene un papel crucial en la construcción de Boyacá Grande. Este es un llamado a la colaboración y a la acción. Un llamado a transformar nuestras diferencias en fortalezas y a trabajar juntos por un objetivo común.

Boyacá Grande es un proyecto de todos y para todos, un sueño que construimos día a día con nuestras decisiones y corazones. De nuestra parte, sabemos para dónde vamos y tengan la plena confianza de que, cada trazo, cada puntada de este complejo, pero hermoso tejido, será un paso hacia el futuro conjunto que nos une como boyacenses y que se llama ¡la Boyacá Grande! Gracias a cada uno de ustedes por su apoyo inquebrantable, por creer en este proyecto y, sobre todo, por creer en Boyacá.

En los próximos cuatro años, juntos, escribiremos un capítulo de progreso, desarrollo, unidad y esperanza. Un capítulo en el que cada familia, cada campesino, cada obrero, cada empresario y emprendedor de Boyacá se sienta orgulloso del legado de crecimiento y prosperidad que tuvimos el coraje de escribir y de lagar a las nuevas generaciones. ¡Gracias, Boyacá!

¡Juntos, haremos realidad nuestros sueños y demostraremos que, en Boyacá lo imposible no existe! Porque para esta tierra bendecida por Dios, lo mejor, está por venir”, finalizó el gobernador del departamento de Boyacá.