El senador Ciro Ramírez tendría que pasar la Navidad y año nuevo privado de la libertad #Tolditos7días

Un nuevo escándalo sacude la política nacional: anoche se hizo efectiva la orden de la Corte Suprema de Justicia de capturar al senador boyacense Ciro Ramírez, quien tendrá que pasar la Navidad y el Año Nuevo privado de la libertad.

La sala especial de instrucción de la Corte Suprema de Justicia, le dictó medida de aseguramiento al boyacense en centro carcelario por los delitos de concierto para delinquir, cohecho propio e interés indebido en la celebración de contratos, por lo que tuvo que pasar la noche en el bunker de la Fiscalía y allí estará mientras se adelanta la audiencia de legalización de captura.

Su captura se dio por presuntas irregularidades registradas en 2021 en un contrato interadministrativo celebrado entre el Departamento de Prosperidad Social y la empresa Proyecta y la decisión fue proferida por el magistrado ponente Marco Antonio Rueda Soto.

En junio de este año, la Corte Suprema de Justicia abrió una investigación formal en contra del senador del Centro Democrático Ciro Alejandro Ramírez Cortés, en un proceso que tendría que ver con la red de corrupción que montó el congresista liberal Mario Alberto Castaño.

La apertura de dicha investigación en su contra se debía a que supuestamente había llegado a manipular de manera irregular más de 10 contratos. Esta información se desprendió de la investigación que se adelantó contra Castaño.

Durante este tiempo el caso llegó a ser un gran escándalo y terminó involucrando a otras personas como Katherine Rivera, quien trabajó en la UTL de Ramírez en el Congreso, y fue imputada en octubre junto al contratista Anderson González por los delitos de concierto para delinquir agravado e interés indebido en la celebración de contratos, cargos que no fueron aceptados por ninguno.

El senador tendrá que esperar la audiencia de legalización de captura que tardará entre ocho y 36 horas, en la que sus abogados buscarán que revoquen la medida de aseguramiento o que le den medida de aseguramiento en casa, ambas improbables, porque los delitos contra la administración pública no tienen beneficio de casa por cárcel.

Lo cierto es que, si le niegan la petición de su defensa, será enviado a la Cárcel de La Picota y en últimas, dependiendo cómo se muevan sus abogados e influencias, sería enviado a una guarnición militar, como ya ocurrió esta semana con Arturo Char. 

*Con información de EL TIEMPO.