Los secretos del Síndrome de Pie-Mano-Boca y revelan estrategias para su prevención y tratamiento

El virus Coxsackie de la familia de los enterovirus puede ser fácilmente confundido con la influenza. Comúnmente se le llama el Síndrome de pie-mano-boca, y aparece normalmente antes de los cinco años de vida, pero si la persona no ha generado anticuerpos puede contagiarse, en menor probabilidad, en la adolescencia o la adultez.

La médica pediatra adscrita a Colsanitas Rosella Mariucci, comparte algunos datos importantes y tips a tener en cuenta para evitar y tratar esta infección. Los síntomas del virus coxsackie pueden variar, pero lo común son estos cuatro: fiebre, mucosa oral, brotes en las palmas de la mano, la boca y los pies (puede extenderse en las piernas y los glúteos) y deshidratación. De acuerdo con la organización Healthy Children perteneciente a la Academia Americana de Pediatras, aunque la infección no dura más de dos semanas sin mayores complicaciones, es importante contactar a un pediatra por si los síntomas persisten o se agravan.

Para diagnosticar esta enfermedad no se requiere de una prueba específica, en caso de presentar síntomas se debe consultar al pediatra y aislar de inmediato al niño para no generar una posible epidemia por el contacto con otras personas.

Esta es una enfermedad que necesita un contacto estrecho con alguien contagiado para verse infectado. “La transmisión ocurre por contacto directo con la saliva, las mucosas, secreciones y superficies contaminada, como suelen ser en este caso los elementos presentes dentro del salón de clase, que se convierte en el principal foco de contagio”, explica la doctora Mariucci. El contagio de este virus también se puede dar por contacto fecal-oral, por lo que es importante la higiene y el adecuado lavado de manos de los niños y sus cuidadores.

Esta enfermedad puede presentar, además, un debilitamiento de las uñas, sin embargo, es una lesión sencilla y poco frecuente. En casos de mayor complejidad se pueden manifestar síntomas cómo encefalitis (inflamación del cerebro), meningitis (inflamación de los tejidos que rodean el cerebro) o complicaciones de pulmón.

La doctora Mariucci ofrece una serie de recomendaciones para el tratamiento y prevención de esta enfermedad:

  • Es necesario estar atento a las enfermedades y epidemias que puedan circular en los espacios a los que están expuestos los niños como colegios y jardines infantiles.
  • Las dietas saludables con base en alimentos naturales y con altos niveles de vitamina C, pueden evitar las complicaciones de salud.
  • Las prácticas de higiene constante y correctas como el lavado de manos no solo son útiles para evitar el virus coxsackie, sino para evitar otros virus.
  • Finalmente, se recomienda evitar el uso y consumo de remedios alternativos y caseros como plantas medicinales salvo que los autorice un pediatra.

-Publicidad-