Certificación SA 8000 para Laboratorio Vitalis

La certificación está orientada a garantizar las condiciones laborales de sus colaboradores y de todas las personas involucradas con su cadena de suministro.

El grupo empresarial Vitalis acaba de recibir la certificación SA 8000 para sus plantas de Colombia y México por las condiciones laborales de sus colaboradores. Foto: archivo particular

El grupo empresarial Vitalis acaba de recibir la certificación SA 8000 para sus plantas del Complejo Sopó en Colombia, en donde es una de las cinco primeras compañías en obtenerla, así como para las de Tzinapu y Pharmaservice, ubicadas en México, en donde son de las primeras 15 compañías certificadas en esta norma.

Esta certificación, que es otorgada por la organización Social Accountability International – SAI

es voluntaria y fue creada con el propósito de promover mejores condiciones de trabajo para las personas, basándose en los acuerdos internacionales para garantizar los derechos de los trabajadores.

“Para nosotros esta certificación ha sido un verdadero desafío y el resultado de un largo proceso que hoy se ve recompensado con este logro. Porque los valoramos y los respetamos, estamos comprometidos con nuestros queridos colaboradores, conscientes de que ellos son base fundamental de nuestros procesos productivos, y factor definitivo del éxito de nuestra organización”, dijo Esteban Lizarazo, presidente de la compañía.

Rubiela Urquijo, directora de Talento Humano y Responsabilidad Social de Vitalis, manifestó que para lograr esta certificación hicieron primero una autoevaluación interna, identificaron áreas de mejora y tomaron las medidas necesarias con el propósito de ofrecer todas las garantías para el personal.  

La certificación SA 8000 está orientada a garantizar el trabajo seguro y el ambiente saludable, pero también a promover la no discriminación en relación con origen, raza, religión o género, además de garantizar el salario justo, horarios de trabajo legales y tiempos de descanso apropiados. 

Así mismo esta certificación defiende la libertad de asociación, sin olvidar que uno de sus focos principales es el de la lucha contra el trabajo forzado y contra el trabajo infantil, identificando a las compañías que proporcionan verdaderos entornos laborales seguros, libres de discriminación y amables con sus colaboradores.

“Es importante destacar que esta certificación es voluntaria, por lo que no se utiliza en las etiquetas de nuestros productos ni sirve para recibir premios o sobreprecios especiales, ni se orienta a dar ventajas para participar en mercados específicos. Más bien está orientada a beneficiar las condiciones laborales óptimas para el trabajo de todas las personas que hacen parte de la cadena de suministro de la compañía”, concluyó la directora de Talento Humano.

Desde la empresa afirmaron que, la certificación llega en buen momento para esta compañía que está comprometida a contribuir con una industria farmacéutica cada vez más ética, justa y sostenible, y que, por eso, además le apuesta a la realización de proyectos que benefician no solo a sus colaboradores, sino a la comunidad y al medio ambiente.