Honor y gloria para nuestros deportistas más allá de los escenarios – Pascual Ibagué #ColumnistaInvitado

Los logros alcanzados por los deportistas que representaron a Boyacá en los XXII Deportivos Nacionales, cumplidos en el Eje Cafetero Colombiano del 11 al 25 de noviembre de 2023, no solo nos llenan de orgullo, sino que se convierten en un reto en diferentes aspectos.

El cuarto lugar logrado en la clasificación general con la obtención de 83 medallas, de las cuales 30 fueron de oro, 32 de plata y 21 de bronce, debe ser una referencia para seguir avanzando de cara a competir de tú a tú con el Valle, Antioquia y Bogotá.

De la misma forma, tanto los medallistas como los demás integrantes de la delegación de la ‘Tierrita’, tienen que ser reconocidos como un ejemplo de inspiración, honor y gloria, por las nuevas generaciones que quieran abrirse paso o consagrarse en el maravilloso mundo del deporte.

Su meritoria actuación, también, se convierte en una gran oportunidad para que las autoridades territoriales tomen decisiones novedosas como premiar con casa, carro o becas universitarias de pregrado o posgrado a los deportistas más destacados en las justas ecuménicas nacionales o en otros eventos de igual o superior importancia.

Esta iniciativa puede ser materializada mediante acuerdos del departamento y los 123 municipios para la construcción de ‘Ciudadelas Residenciales’, que acojan a quienes con sangre, sudor y lágrimas dejan en alto el nombre de Boyacá o sus localidades.

Una disposición en este sentido, complementaría de gran manera los premios en efectivo que se tienen establecidos, asegurando una vida digna para nuestras glorias deportivas, evitando de paso que su consagración sea ‘flor de un día’ o frustraciones el resto de las que pudieron haber sido maravillosas existencias.

*Por: Pascual Ibagué, Comunicador Social y Periodista.