Boyacá lanza este viernes su primera película: Siervo sin Tierra

La película ‘Siervo sin tierra’ que será estrenada el próximo viernes 1 de diciembre en el Teatro Boyaquirá de la ciudad de Tunja.

Siervo Joya, el protagonista de esta historia vivió bajo la imaginación de Eduardo Caballero Calderón en Tipacoque en el año 1930. Foto: Ofiprensa FIC.

Pasar un libro al cine no es tarea fácil, y se complica aún más cuando el libro se desarrolla hace casi 100 años. Pero nada es imposible para aquellos que tienen las ganas y el amor por el arte. Esto fue lo que pasó con la película ‘Siervo sin tierra’ que será estrenada el próximo viernes 1 de diciembre en el Teatro Boyaquirá de la ciudad de Tunja.

Siervo Joya, el protagonista de esta historia vivió bajo la imaginación de Eduardo Caballero Calderón en Tipacoque en el año 1930, un municipio, para muchos, perdido en el norte de Boyacá, y hasta allá llegaron los productores y actores de lo que promete ser la mejor película que se ha llevado de las letras a la pantalla grande en la historia de Colombia, con más de 120 personas en escena y con el apoyo de miles de boyacenses.

La película es una adaptación del libro, la cuál hicieron Mauricio Hurtado, quién también es el director del film, y Rosmael García. Es de destacar que está joya del cine boyacense no hubiera sido posible sin el apoyo de la Gobernación de Boyacá en cabeza de Ramiro Barragán Adame.

María Francia Blanco, la productora del film, muy emocionada relata cómo fue la realización de la obra, “fueron más de tres años porque además de leernos el libro teníamos que hacer una investigación de cada tema, cuál material se usaba para la ropa, para la construcción de la casa, para los implementos como el azadón, la canasta de cerveza, el empaque de la sal y la panela, en fin, cosa por cosa debió ser investigada y luego recreada para poder grabar”.

A todas luces parecía una locura, ¿cuál cerveza se tomaba en 1930 en el norte de Boyacá?, ¿cuál tela y de qué colores se confeccionaban los pañolones que usaban las mujeres?, ¿cuáles eran las rutas de transporte que comunicaban a Tipacoque con Soatá?, eran miles las preguntas que se debían resolver antes de poner una cámara moderna para grabar una película de época antigua.

Pero lo lograron. Con 1 hora y 30 minutos de duración, quienes asistan a ver la premier seguramente quedarán encantados y con ganas de repetir una y mil veces esta película hecha por boyacenses, en escenarios netamente boyacenses, con actores en el 99% boyacenses, una insignia que marcara un antes y un después del cine en Boyacá.

“Fue muy valiosa la experiencia porque llegar a municipios como Corrales, Soatá, Santa Rosa y ver a la gente del pueblo emocionada participando, nos daba más ánimo para seguir. Alguna vez necesitamos una cabra, y nos llegaron cientos de estos animales porque la gente quería ayudarnos. Muchas veces los extras fueron los pobladores que se empoderaron de la historia. Cuando terminamos de grabar la gente lloraba porque nos íbamos”, relata Blanco.

Pero no contentos con esta joya que será presentada en el marco del FIC 50 años, el jueves 30 de noviembre, como antesala a la película, Beatriz Caballero, la hija del escritor, estará en el salón Siervo del Hotel Hunza junto a Julián Grijalba, diseñador de vestuario de la película. Ellos serán los encargados de mostrar los detalles de esta historia y de su proceso de realización, estarán acompañados de los actores quienes además irán recreando algunas escenas para que nos vayamos trasladando a la época de la violencia partidista.

Con 1 hora y 30 minutos de duración, quienes asistan a ver la premier seguramente quedarán encantados y con ganas de repetir esta película hecha por boyacenses. Foto: Ofiprensa FIC.

‘Siervo sin tierra’ es una representación impactante de la realidad social y política en Colombia durante el periodo del conflicto entre liberales y conservadores que dejó una profunda huella en la historia del país. La película se centra en Siervo Joya, un campesino que lucha por la tierra y enfrenta las complejidades de la sociedad rural colombiana, marcada por la opresión de los terratenientes, la corrupción política y la violencia sectaria. Además, destaca la falta de conciencia política en el protagonista, resaltando cómo la lucha de clases y la marginación afecta a los campesinos independientemente de su filiación política.

¿Quiere conocer las botas del verdadero Siervo Joya?, o ¿quisiera saber cómo se llamaban los productos que se encontraban en las tiendas de Boyacá hace 100 años?, todos estos pequeños, pero importantes detalles están en exposición permanente en el Salón Siervo. Anímese a vivir un día como si estuviera en 1930, con la esperanza que esta vez a los Siervos boyacenses, no se les pierdan sus botas, ni su tierra.