Boca Juniors emprende el viaje hacia la ‘Gloria Eterna’

Boca Juniors emprendió este miércoles el viaje hacia la ‘Gloria Eterna’, el nombre que recibe la Copa Libertadores de parte de la Conmebol, cuya final disputará frente al brasileño Fluminense el 4 de noviembre.

Boca Juniors llega al estadio Maracaná con la mirada clavada en una obsesión que le acompaña desde 2007, cuando sumó su última Copa Libertadores: levantar el séptimo título del máximo torneo continental e igualar al ‘Rey de Copas’ argentino, el Independiente de Avellaneda. EFE/ Sebastiao Moreira

Después de los últimos trabajos de preparación del Xeneize, efectuados a primera hora de este miércoles, el plantel almorzó en las instalaciones del recinto deportivo antes de salir hacia el aeropuerto.

En medio de centenares de aficionados ataviados con camisetas y portando banderas esperando en el exterior del predio de entrenamiento del Xeneize y en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, ambos en Ezeiza (provincia de Buenos Aires), el plantel dirigido por Jorge Almirón se desplazó en autobús hasta el aeródromo.

Tres autocares, uno con los jugadores y otros dos con directivos, familiares y toda la equipación necesaria, salieron en torno a las 13.50 horas (16.50 GMT) del recinto deportivo hacia el aeropuerto.

Entre los jugadores podían verse caras de concentración y muchas sonrisas ante el reto de la final continental, además de la alegría por la concentración de los seguidores para despedirlos e insuflarles el último aliento de ánimo.

Por ejemplo, Benedetto -confirmado a última hora como disponible pese a la lesión sufrida hace una semana- iba sentado en primera fila del vehículo grabando en su teléfono móvil los saludos de la gente.

Posteriormente, a las 14.30 horas (17.30 GMT), y desde una terminal destinada especialmente a esos casos, abordó un vuelo privado rumbo a Río de Janeiro, donde este sábado jugará la duodécima final de su historia en el máximo torneo de clubes del continente.

Boca Juniors llega a la final del máximo torneo continental tras una racha de tres eliminatorias resueltas en la tanda de penaltis ante el Nacional uruguayo, el argentino Racing Club y el Palmeiras brasileño, que solventó a su favor siempre con una gran actuación de su guardameta Sergio Romero.

El equipo argentino disputará su duodécima final de Copa Libertadores, en la que buscará lograr su séptimo título e igualar así al ‘Rey de Copas’, el también argentino Independiente, que desde 1984 mantiene su récord de 7 trofeos en el máximo torneo de clubes continental.

Boca Juniors se proclamó campeón de la Libertadores en 1977, 1978, 2000, 2001, 2003 y 2007. EFE