Los detalles del feminicidio de Ana María Serrano, la sobrina de exministro de Colombia

La abogada María Ximena Céspedes, madre de la joven, reportó la tragedia a través de un video en sus redes sociales. 

Ana María Serrano Céspedes sobrina del exministro de Hacienda José Manuel Restrepo. Foto: Publicada por el exministro en redes.

«Mi hija fue víctima de un feminicidio, presuntamente por parte de su exnovio el pasado 12 de septiembre en nuestra casa», dijo desde México.

«Apenas tenía 18 años y una vida entera por delante. Su sueño era ser cardióloga, por lo que con mucho esfuerzo logró entrar a estudiar Medicina hace apenas dos meses», añadió Céspedes.

El cuerpo de Ana María Serrano Céspedes fue hallado en su propia casa, en Atizán, en el Estado de México, el pasado martes 12 de septiembre del 2023. “No solo nos quitó a mi niña, sino también la libertad y la tranquilidad”, dijo en un video María Ximena Céspedes, madre de la joven de 18 años, sobre Alan Gil Romero, el presunto feminicida.

“Ana María era una niña, en toda la extensión de la palabra, maravillosa. Tocaba todos los corazones con los que se cruzaba. Testigo de ello están los cientos de personas que han estado presentes en diversos eventos y medios para despedirla”, apuntó.

“Todos, con lágrimas en los ojos y desconcierto en la mirada, (sic) una pregunta que ninguno tendría que estarse haciendo: ‘¿y si hubiera?’ Y una sola petición: justicia para Ana María”, expresó en el clip.

De acuerdo con los datos preliminares de las autoridades mexicanas, la joven estudiante de Medicina en la Universidad Panamericana de Ciudad de México habría sido atacada en su casa y es Alan Gil Romero el principal sospechoso del crimen que hoy tiene de luto a Colombia y a México.

Hacia las 3:30 de la tarde de ese día, Ana María le avisó a su mamá, quien estaba de viaje con su esposo, que ya había llegado a la casa. Unos 30 minutos después, la empleada se fue del hogar y la joven quedó sola.

Pasadas las 4 de la tarde, María Ximena intentó comunicarse con su hija, pero ella no respondía. A los minutos, empezó a recibir por WhatsApp supuestos mensajes suicidas por parte de Ana María.

De inmediato, la mujer se asustó e insistió en llamar a su hija, pero ella no le contestaba. Finalmente optó por comunicarse con su vecino para que por favor fuera a su casa y revisara que Ana María estuviera bien.

Una vez en la casa, hacia las 6 de la tarde, el vecino le avisó a María Ximena que había encontrado a la joven estudiante de Medicina sin vida.

María Ximena Céspedes, en diálogo con esa emisora, dijo que todavía no conoce las causas de la muerte de su hija, pero sí sabe que recibió un fuerte golpe en la cabeza.

De hecho, dijo la mujer, la escena del crimen llamó la atención de inmediato a las autoridades mexicanas, pues las características no coincidían con un supuesto suicidio.

Lo que María Ximena sabe es que la Fiscalía ya tiene en su poder las imágenes de cámaras de video donde se ve a Alan merodear la casa.

Esta es una de las pruebas que las autoridades tienen contra Gil Romero, quien había sido novio de Ana María por cerca de 18 meses, en una relación que había terminado en julio pasado.

Alan Gil y Ana se conocieron en el colegio, estudiaron varios años juntos y eran amigos hasta iniciar la relación.

“Ellos llevan una relación de año y medio, ya desde junio habían terminado. Él le llamaba mucho, le mandaba muchos mensajes, sí la acosaba bastante, le rogaba que regresara. Parece que a partir del domingo comenzó ya a amenazarla”, declaró la madre de Ana María.

Tras la tragedia la familia de Ana María solo pide que haya justicia y que este hecho debe servir para que no haya más feminicidios.

Foto: @FiscaliaEdomex – @c4jimenez

El joven fue capturado este domingo 17 de septiembre como el sospechoso del feminicidio de Ana María Serrano. En la operación, Gil Romero fue trasladado al penal de Barrientos, en Tlalnepantla, donde está a la espera de que un juez decida su situación jurídica.

María Ximena relató que todo apunta a que Gil Romero organizó un supuesto caso de suicidio y que fue él mismo quien le mandó los mensajes a través de WhatsApp.

“Intentó encubrir el crimen como si fuera un suicidio. La Fiscalía demostrará que no fue un suicidio sino un feminicidio”, relató.

«El caso de Ana María no es un caso aislado, pasa en nuestros países, en México pasa muchísimo, en Colombia pasa muchísimo, entonces lo que queremos es, por un lado, que se haga justicia, pero también que podamos generar políticas públicas en nuestros países que nos permitan que estos casos no sean comunes».

Conluyó diciendo que no solo no quiere que el caso de Ana María no quede impune, sino que realmente sea un ejemplo para que la gente no normalice estos temas”.

*Con información de EL TIEMPO y EL UNIVERSAL de México

-Publicidad-