El cuerpo del maestro Fernando Botero será trasladado a Colombia para recibir homenajes

El cuerpo del maestro Fernando Botero, fallecido el pasado viernes en Mónaco a los 91 años de edad, será trasladado a Colombia para recibir homenajes de despedida de sus compatriotas antes de su sepultura en Pietrasanta (Italia), informó este lunes su familia.

Fotografía de la obra «Mujer sentada con Fruta» del maestro Fernando Botero, hoy, en el museo Botero, en (Bogotá). El maestro colombiano Fernando Botero, fallecido este viernes a los 91 años, fue el artista de las figuras voluminosas, «no gordas», como solía aclarar, una obra que lo convirtió en artista universal y que hoy está repartida en forma de pinturas y esculturas en museos y plazas de todo el mundo.EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

Así lo anunciaron sus hijos Fernando, Lina y Juan Carlos Botero en un comunicado.

«Ante la conmovedora reacción del pueblo colombiano y la generosa invitación de parte de las autoridades del orden nacional, departamental y municipal, así como el Congreso Nacional de Colombia, por medio de la presente nos permitimos comunicar a la opinión pública que llevaremos el cuerpo de nuestro padre a su querida tierra natal para su despido final», señala el comunicado.

Fernando Botero Angulo nació en Medellín el 19 de abril de 1932 y es reconocido como el artista colombiano más universal por su estilo figurativo, desarrollado a través de las suaves formas de sus figuras voluminosas que nunca le gustó que fueran llamadas «gordas».

Los hijos del artista señalaron que el féretro de Botero será trasladado inicialmente a Bogotá el próximo jueves, después a Medellín «y por último trasladaremos su cuerpo a Italia, para que descanse por fin junto a su amada esposa Sophia Vari, en el cementerio de Pietrasanta».

El deseo manifestado por el maestro de ser sepultado en Pietrasanta «obedece no tanto a un factor de estar en un país o en otro sino a estar al lado del amor de su vida», dijo a EFE el hijo mayor del artista, Fernando Botero Zea.

«A él lo afectó de manera muy profunda la muerte de su esposa y compañera de vida Sophia Vari, que estuvo con él casi 50 años» y su muerte «fue para él un golpe psicológico y emocional devastador que deterioró también su salud, pero a pesar de eso siguió trabajando hasta el final», explicó. EFE