Se cumplen 70 años de la entrega de armas en Monterrey Casanare

El 15 de septiembre de 1953, en el puesto militar de Monterrey, al sur de Casanare, campesinos y colonos que se habían organizado en las guerrillas liberales del Llano, decidieron atender los ofrecimientos del gobierno militar y hacer un alto en el camino, para entregar sus viejos fusiles a cambio de la tranquilidad del armisticio.

El 15 de septiembre de 1953, en el puesto militar de Monterrey, al sur de Casanare, campesinos y colonos que se habían organizado en las guerrillas liberales del Llano. Foto: Archivo particular.
El 15 de septiembre de 1953, en el puesto militar de Monterrey, al sur de Casanare, campesinos y colonos que se habían organizado en las guerrillas liberales del Llano. Foto: Archivo particular.

Según escribe el profesor Hernán Fajardo, Guadalupe Salcedo y sus hombres se cansaron de la guerra y de continuar el resto de sus días defendiéndose de las agresiones del Estado y sus fuerzas militares. Muchos campesinos, liderados por los hermanos Bautista, los hermanos Fonseca Galán, Dumar Aljure y sus hombres, obedeciendo a Guadalupe Salcedo, aceptaron la propuesta del excelentísimo señor presidente general Gustavo Rojas Pinilla de llegar a un acuerdo de Paz.

Propuesta que les llegó en forma de volantes que botaba un avión que sobrevolaba el área donde se asentaban los grupos de combatientes liberales, que habían decidido combatir en una guerra fratricida, donde los colombianos se mataban unos con otros por el simple hecho de preferir el color de una bandera política.

En la mañana de septiembre 15 de 1953, el comandante Salcedo descendió del piedemonte llanero con un millar de hombres, mujeres, niños y niñas, cargando en sus rostros el fiel reflejo de quienes anhelan vivir y sentir el derecho a la vida, la libertad, la paz y el respeto por la vida.

Los libros de la historia y la misma prensa nacional reseñaron el hecho como un acto histórico, en donde las aguerridas guerrillas del Llano, se acogían a la iniciativa del general Rojas Pinilla.

Foto: Archivo Particular

“Según el libro Protagonistas de la Historia, el comandante Guadalupe Salcedo, antes de deponer sus armas y acogerse al armisticio envío un comunicado al gobierno central expresando el motivo de entrega de las armas”.

“No fue el hambre, ni la desnudez, ni la enfermedad, lo que nos hizo entregar las armas. Fueron el derecho a la vida, la justicia, la libertad y la nueva era de trabajo para todos los colombianos. No somos bandoleros, ni forajidos, sino hombres de bien, defensores de la democracia en Colombia”.