-Publicidad-

Perder un poco no es ganar… – Carlos Andrés López Rincón #Columnista7días

Sin la mínima pretensión de ofender, distraer o controvertir con el fanatismo político, quisiera hacer una reflexión desde la óptica de un ciudadano que se formó dentro de los valores familiares propios de la mayoría de boyacenses. Aterrado por condiciones bizarras de nuestra bella Colombia y con la seguridad de pasar por atrevido ante los ojos de algunos, inicio:

  1. ¿Está nuestro país perdiendo institucionalidad? Acostumbrado a reconocer en las instituciones la representación del Estado y el cumplimiento constitucional, horroriza ver situaciones como la ofensa, humillación o muerte de policías, soldados y líderes colombianos frente a un hampa organizada y al parecer sin control. Los territorios más afectados de nuestro país sufren todos los días lo que se ha convertido en un flagelo. Paros armados, minas antipersonas, planes pistola, masacres creciendo en número son las más temidas actuaciones. ¿Están los grupos al margen de la ley ganando espacios que antes no tenían?
  2. ¿Está el país perdiendo la batalla frente a la inseguridad? Aquellos contemporáneos podrán recordar y comparar. En el caso de los jóvenes, existe cierta responsabilidad de informarse para formar un criterio al respecto. Pero, la verdad es que, situaciones como asaltos en carretera, atracos en las ciudades, robos a mano armada, extorsión a los comerciantes, microtráfico, son apenas los más visibles delitos que ocurren en muchas partes del territorio. Desgraciadamente Boyacá no se escapa a esta complicada situación y las estadísticas muestran que en ciudades intermedias estas cifras van en aumento. La capacidad de reacción de los organismos de seguridad se queda corta mientras los ciudadanos estamos cada vez más preocupados.

Sin temor a equivocarme, creo que estas dos son parte de las mayores preocupaciones de los ciudadanos de a pie, de aquellos que diariamente trabajan por mantener una familia, que pagan impuestos y que de manera natural dinamizan la economía. Somos esos que esperamos que la Constitución nos proteja, los derechos ciudadanos se cumplan, nuestros impuestos se vean reflejados en la tranquilidad con la que caminamos por la calle o con la seguridad con la cual queremos viajar por carretera. Indistintamente del lugar donde vivamos, todos los colombianos tenemos los mismos derechos y todos debemos esperar que el Estado haga presencia y ejerza su función como manda la constitución.

lopezrinconcarlosandres17@gmail.com