Paremos y Respiremos – Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez #Columnista7días

Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez

Para algunos será estupidez, inocencia, acomodamiento o incluso solidaridad, pero la verdad es que los últimos años ya han sido de desahogo, fanatismo, desmadre y una serie de acciones que -atrincherados en las redes sociales y ya pasando a los parques públicos y escenarios sociales- han venido siendo la forma de protestar, atacar, intimidar, no comulgar, desaprobar y hasta amenazar.

No es cuestión de sarcasmos, doble sentido, burlas o desaciertos, es que rayan en lo delictivo y cada vez que se crece la espuma de los activismos recalcitrantes nos vamos volviendo intransigentes, señalados y en el peor de los casos estigmatizados por ejercer el derecho de expresarnos, interpretar, poner en contexto, tertuliar y compartir temas que nos permean, a todos los niveles, y en los que de una u otra manera nos tocan, golpean, afectan, inciden o llegar a decidir.

Basta ya de tantos ataques incontenibles, porque hay los que replicamos o multiplicamos unos mensajes desatinados a enaltecer los valores, la identidad, las posturas serias y en contexto, de valores, de ejemplo, de espejo.

No es por llevar la contraria o generar adeptos, es porque una sana convivencia, con todos los ahora gestores, debemos buscar las alternativas para que no sigamos en esquinas, a la espera de un campanazo para enfrentarnos a golpes, a duelos o retos   y el ejemplo debe empezar por los líderes, grandes líderes espirituales, sabios, reencarnados y lo que dicen representar dioses; no dejemos invadir nuestras mentes y alejarnos de enfermedades.

Paremos un tiempo, que cada uno definirá, pero que sea el preciso para no generar esas reacciones que tanta sangre se ha derramado y mucho menos crear una serie de resquemores y revanchismos que no se entienden de donde nacen y en donde terminarán, con Inquisidores gratuitos o pagos, que se viene convirtiendo en la conciencia de sus intereses o mantos para sus fechorías.

Respiremos con las indicaciones de los expertos o terapeutas, fuera rencores, condenar y juzgar por ser escuderos o que hacer eco a sus pensamientos, impulsos y elevadas dosis de intolerancia por no comulgar con el otro, con el mismo, o con sí mismo; y habrá que hacer eco a quienes recapacitan sobre los que mienten –en vivo y en enredados- jurando que están en sus verdades y las venden…

Y qué dirán los que nos reclaman o vociferan que nos hagamos idiotas útiles de sus causas, de replicarles sus vituperios, sus malquerencias, sus represiones, sus bulos, sus calenturas porque están en el poder, son parte de los cambios, están en su cuarto de hora y/o están mandando. No más violencias ilógicas, con tratados imaginarios, con utilizar los medios para sus contrahegemonías. No.

Tener que ganar causas generales a través de campañas que no se valoran, se califican o marcan como de oportunismos o ataques u oposición, no es la solución. Paremos e impulsemos nuestras fuerzas para que con unos aires nuevos podamos seguir conviviendo y que haya nuevos cambios pero No Así. Que resplandezcan las ideas juveniles, en los que respiran aires renovadores, con respeto.

((Despedir al gran visionario y empresario Don AGA, Armando Gutiérrez Acevedo, se nos diluyen los que jalonaron progreso, causas altruistas y la grandeza de sectores de nuestro Boyacá; Q.E.P.D.))

*Por: Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez.  @ricardocipago

-Publicidad-