En Boyacá la úlcera de pie diabético se ha convertido en toda una epidemia 

En el Hospital San Rafael de Tunja, en Boyacá, se están realizando en promedio de 20 a 25 amputaciones mensuales en pacientes de todas las edades adultas.

En Boyacá la úlcera del pie diabético se ha convertido en una problemática social que está afectando a la población. Foto: archivo particular

Una úlcera del pie diabético es una complicación frecuente de la diabetes mellitus, que causa la mayor parte de las hospitalizaciones de pacientes diabéticos, quienes no se percatan de lo que les está sucediendo en sus pies, por la pérdida de la sensibilidad.

Los tratamientos, cuando aún hay posibilidades de salvar el pie, pueden tardar semanas o incluso varios meses en sanar. De ahí que es importante tener un control de la glucosa en sangre, estar muy atentos del buen estado de los pies y, además, llevar una nutrición balanceada.

Una dieta adecuada evita complicaciones

“En la población boyacense, la dieta se basa en los carbohidratos y almidones, empeorando la situación de los pacientes con diabetes. Es por ello que la alimentación debe ir de la mano del cuidado de los pies y la medicación”, afirma el médico Cristian Alberto Rojas Herrera, especialista en ortopedia, secretario de la Sociedad Colombiana de Trauma y ortopedista de tres hospitales de Tunja.

Después de la temporada navideña y de las vacaciones de mitad de año se presentan aumentos en los síntomas de la diabetes, y es cuando se ocasionan las complicaciones y las urgencias médicas se ven congestionadas por los descuidos alimenticios de los pacientes.

Según el especialista Rojas Herrera, la dieta recomendada para un paciente con diabetes debe incluir frutas y verduras; granos como trigo integral, arroz integral, cebada, quinua y avena; proteínas que incluyan carnes magras, pollo, pavo, pescado, huevos, nueces, frijoles, lentejas y tofu (queso de soya), y productos lácteos descremados o bajos en grasa como leche, yogur y queso fresco.

Para mantener el nivel de azúcar en sangre bajo control, se debe reducir el consumo de alimentos y bebidas con alto contenido de carbohidratos. Hay que limitar la ingesta de dulces, galletas, pasteles, helados, cereales endulzados y frutas enlatadas con azúcar agregada.

Las bebidas con azúcares añadidos, como jugos, refrescos o energizantes, no se deben consumir. También se debe limitar el consumo del arroz blanco, tortillas, panes y pastas elaborados con harina blanca. Así mismo, las verduras con almidón, como papas blancas, maíz, grasas, sal y bebidas alcohólicas.

Una problemática social que está afectando a la población

De acuerdo con el médico Rojas Herrera, hoy día en el Hospital San Rafael de Tunja se están realizando en promedio de 20 a 25 amputaciones mensuales en pacientes de todas las edades adultas. De esta cifra, el 50 % son personas que padecen enfermedad diabética, quienes en su mayoría son intervenidos para una segunda amputación.

Estas cifras alarmantes para Boyacá, que cuenta con 123 municipios y cerca de un 1.300.000 habitantes –el 2,5 % del total de la población colombiana–, representan una epidemia para el doctor Rojas.

“Solo en el Hospital San Rafael realizamos a diario una o dos valoraciones de urgencias por úlcera de pie diabético (UPD). De las amputaciones que realizamos, el 35 % son por UPD. Son pacientes que ingresan algunas veces descompensados, necróticos y con compromiso del hueso”, indica el médico Cristian Alberto Rojas Herrera.

En el Hospital San Rafael de Tunja se realizan en promedio de 20 a 25 amputaciones mensuales en pacientes de todas las edades adultas. Foto: archivo particular

De los 500 millones de pacientes con diabetes que existen en el mundo, el 11 % desarrollará úlcera de pie diabético. De ellos, la mitad terminará con una infección y de estos, el 17 % necesitará ser amputado.

Estas cifras ponen de manifiesto cómo las úlceras del pie, relacionadas con la diabetes (UPD) están afectando a unos 20 millones de personas al año y se han convertido en una de las principales causas de discapacidad, en vista que estos pacientes se vuelven totalmente dependientes. 

En Colombia, de acuerdo con la información reportada a la Cuenta de Alto Costo (CAC), en el 2021 se reportaron 1.676.885 personas con diagnóstico de diabetes.

“La mayoría de los pacientes llega de las regiones rurales, cuando sus pies presentan mal olor y sus remedios caseros no han obrado el efecto esperado. Por lo general, son habitantes de Villa de Leyva, Samacá, Ventaquemada, Soracá, Ramiriquí, Valle de Tenza, Soatá y otros municipios del norte de Boyacá”, explica el especialista. 

En estas zonas predomina la diabetes por genética familiar y demografía, por lo tanto, es donde prevalece la mayoría de las cifras de esta enfermedad y en especial los pacientes con úlcera de pie diabético (UPD).

Según la información suministrada por el Sistema de Gestión de Datos del Ministerio de Salud y Protección Social para el periodo comprendido entre el 2015 y el 2019, la diabetes hizo parte del grupo de enfermedades que ocasionaron la segunda causa de muerte en Chiquinquirá, un municipio que cuenta con 58.000 habitantes aproximadamente. 

Además, la diabetes también se convirtió en un factor de riesgo para las personas que fueron afectadas por el COVID-19, lo que ocasionó la muerte del 7,69 % de los pacientes afectados por la pandemia en este municipio de Boyacá.

Por su parte, en Ramiriquí en el 2020 la prevalencia de la diabetes mellitus fue de 1,83 por 100 personas de 18 a 69 años. La morbilidad entre el 2016 y el 2020 fue de 3,12 % en mujeres y 2,91 % en hombres, dentro de la categoría de enfermedades no transmisibles, esto de acuerdo con el documento ‘Análisis de situación de salud con el modelo de los determinantes sociales de salud, municipio de Ramiriquí, Boyacá 2021 ESE Hospital San Vicente de Ramiriquí’.

El doctor Rojas lamenta que las creencias en los remedios caseros aún son muy arraigadas y que los pacientes inicialmente acuden al yerbatero y al sobandero, para finalmente, cuando se sienten demasiado mal, asistir a la cita médica. 

“Hacen falta programas de prevención en los municipios. Actualmente no existen campañas para visitar las veredas, lo que permitiría revisar la problemática de salud en los integrantes de las familias campesinas”, señala el especialista en ortopedia. 

La mayoría de los pacientes, cerca de un 60 %, son hombres entre los 60 y los 70 años, con un pico mayor en adultos de 65 años. “También se detectan casos en pacientes, hombres y mujeres entre los 38 y 40 años. Son personas que no creen que a esta edad se puede empezar a presentar síntomas de la enfermedad”, dice Rojas.

Adicionalmente, el problema se incrementa por la falta de acceso a los medicamentos y la poca adherencia al tratamiento por parte de los pacientes, ya que se dedican a sus quehaceres diarios y descuidan su salud.

Con las diferentes amputaciones que se deben realizar a los pacientes que presentan UPD, viene el problema de movilidad. Posterior al procedimiento deben lidiar con bastones, muletas y sillas de ruedas. Quienes requieren prótesis las deben adquirir muchas veces por su cuenta, aunque están cubiertas por el POS.

“Una prótesis de miembro inferior cuesta entre 22 y 35 millones de pesos, dependiendo de las necesidades del paciente”, precisa Juan Salcedo, mecánico industrial y creador de la Fundación Fundafe, quien desde hace 16 años ayuda a pacientes amputados de bajos recursos económicos a fabricar sus prótesis.

Los recursos para las prótesis, que oscilan entre 5 y 11 millones de pesos, los obtiene por medio de campañas de reciclaje de chatarra y con este dinero ha financiado, fabricado y ayudado a 483 pacientes desde la creación de su fundación, a donde llegan de otros países, como Suiza y España, a aprender de este proyecto. 

Jornada gratuita de valoración de pies

Mediante una alianza de la organización Vita Support con varios hospitales de Boyacá y Cundinamarca, se llevarán a cabo jornadas de valoración gratuitas a los pacientes que presenten algún tipo de llagas o úlceras en sus pies, como parte de la prevención y tratamiento adecuado para los pies de las personas diabéticas.

La primera jornada se realizará en el Hospital San Vicente de Ramiriquí el próximo jueves 30 de marzo de 7:00 a.m. a 12:00 m. Luego se efectuará en el Hospital Metropolitano de Tunja, donde los pacientes serán atendidos el 12 de abril de 7:00 a.m. a 12:00 m.

El pie diabético se presenta en el 35 % de los diabéticos

La diabetes no respeta edad, ni género. Se estima que para el 2025 en el mundo se contabilizarán cerca de 300 millones de diabéticos, de los cuales:   

• El 1 % tendrá menos de 30 años.

• El 8 % se tratará de personas entre los 30 y los 40 años.

• El 80 %, mayores de 50 años.

De esta cantidad de diabéticos, el 35 % va a padecer neuropatía y pie diabético, que se ha convertido en la primera causa de amputación no relacionada con accidentes.

En Boyacá se espera un crecimiento de esta patología en un 10 % en los próximos 10 años. Actualmente, por cada 100.000 habitantes hay dos pacientes con diabetes, con el riesgo latente de llegar a padecer úlcera de pie diabético (UPD).

La mayor parte de los problemas en los pies que enfrenta una persona con diabetes, tiene su origen en complicaciones en los nervios y vasos sanguíneos. Esto causa mala circulación y falta de sensibilidad en extremidades inferiores, por ello, las pequeñas heridas se pueden convertir en infecciones serias en pocos días.

Clínica de pie diabético, una necesidad inminente

Estas complicaciones del pie las vienen atendiendo hace dos años en la Clínica Pie Diabético del Hospital San Rafael de Tunja, donde un equipo médico multidisciplinario trabaja para identificar y reconocer este tipo de pacientes y ciertas familias con herencia genética de la enfermedad.

El propósito es educar a pacientes de estas familias para que puedan identificar el problema y lo puedan prevenir. 

“Ha sido muy difícil, en especial con las EPS, para que autoricen a todos los especialistas que deben atender a las personas con diabetes”, manifiesta el médico Rojas.

Por este motivo, en el Hospital San Rafael el objetivo es dar una atención intrahospitalaria y ambulatoria al paciente con diabetes mellitus que presenta como complicación úlcera por pie diabético, enfocando sus acciones a la prevención, control, manejo oportuno y rehabilitación.

El abordaje del problema se realiza con los servicios de Endocrinología, Ortopedia, Cardio Vascular, Medicina Interna, Fisiatría, Cirugía Plástica, Clínica de Heridas y Nutrición, entre otros.

Esta atención médica debe ir acompañada de una buena nutrición y cuidados por parte del paciente o de sus cuidadores.  Por lo que se debe: 

• Usar las medias adecuadas sin resorte ni costuras.

• Si usted piensa comprar zapatos nuevos, se sugiere que sean cómodos y evitar las botas pantaneras. 

Preferiblemente debe comprarlos al finalizar la tarde o en la noche, cuando el pie está más inflamado, así el calzado se adecuará a cualquier cambio que pueda tener el pie durante el día.

• Cortar de forma adecuada las uñas. Si se tiene la oportunidad, es mejor que esta actividad la realice un podólogo, el especialista en el cuidado de los pies. 

• Lavar los pies con agua tibia y jabón neutro. 

• Secar bien los pies para evitar la humedad en medio de los dedos.

• Revisar que los pies no presenten heridas, uñas encarnadas o cambios de coloración, como puntos negros o signos de algún golpe. 

• Examinar a diario las plantas de los pies buscando algún signo extraño, por pequeño que sea.

• Verificar la sensibilidad de los pies palpando la punta de los dedos, la planta del pie y el talón.

• Acudir al médico si se identifican úlceras, ampollas, uñas encarnadas, dolor de cualquier tipo, cambios de coloración, cuerpos extraños como vidrio, astillas o cualquier otro material enterrado en el pie.

Además, asistir a los controles periódicos al puesto de salud, al ortopedista y médico internista de los hospitales de segundo nivel que se encuentran ubicados en municipios como Garagoa, Guateque, Duitama, Sogamoso, Chiquinquirá.  En algunos ya se encuentra habilitada la clínica de heridas.

También se espera que los médicos rurales se capaciten para atender de la mejor manera a estos pacientes, desde la atención primaria. Es bien sabido por parte del equipo médico que cuando a un paciente se le diagnóstica diabetes, esta enfermedad se ha venido padeciendo silenciosamente 4 o 5 años atrás.

Enfocarse en las terapias preventivas en estadios tempranos y las terapias de apoyo a largo plazo para las personas con remisión de úlcera de pie diabético (UPD) puede producir una mayor esperanza de vida y salud para los pacientes.

¿Quién es el médico Cristian Alberto Rojas Herrera?

El doctor Cristian Alberto Rojas Herrera es ortopedista y traumatólogo de la Universidad Nacional de Colombia, médico cirujano de la Universidad de Boyacá, miembro de la Sociedad Colombiana de Ortopedia y secretario de la Sociedad Colombiana de Trauma. 

Tunja, la ciudad en la que nació, es donde se desempeña como especialista y atiende en el Hospital Metropolitano, en la Clínica de Los Andes y en el Hospital Universitario San Rafael.