Del “render” a la verdad – Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez #Columnista7días

Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez

Siempre hemos sido algo facilistas, en decir o medir lo que las alcaldías o gobernaciones hacen, y no sentimos de primera mano todos sus resultados, que más que se deban medir en la cantidad de hierro, cemento y placas, deben ser -ya a nueve meses de sus despedidas- las que podamos usufructuar, gozar, proyectar en usos y dejando claro que muchas quedan para que sigan con el caballito de batalla de “construir sobre lo construido” o poner el retrovisor, para incomodar o tratar de usar para quienes, por 3 o 4 veces, buscan llegar a tan honrosos cargos de elección popular.

Todo necesita de una serie de procesos para llegar a un resultado, producto u obra final. Y por esas obras es que pasan al recuerdo, posteridad u olvido. A lo mejor no gusta la forma como manejan ciertos temas, pero es con los resultados que se evalúan los cuatrienios o periodos por los que han llegado para una vez, con posibilidades de volver o con la realidad de mejor no volver.

Nos descrestan o impactan con modernas presentaciones digitales “render”, para tratar de convencer con las otrora maquetas (claro que las hay muy tecnificadas) y con ellas poder tomar decisiones que impactan grupos sociales, presupuestos logrados con ahorros, regalías, gestiones y toda clase de habilidades para poder demostrar que no es con anuncios, pendones, boletines o redes sociales como se le da ejemplo a los vecinos, a los contratistas, a los patrocinadores y hasta a los medios de comunicación sino que con realidades, tangibles y medibles.

El papel aguanta todo, dicen por ahí, pero además se dedican a las obras sociales, a presencia con comunidades y otras, que son igual de valiosas.

Ya es hora de que las administraciones municipales y la regional nos empiecen a hacer un real balance, entre lo prometido y lo cumplido, lo que queda culminado y lo que avanza, lo que no se pudo cumplir y mucho menos tramitar, así sea contando con la figuración, fotos, mensajes, caravanas y hasta presencia -luego de volver después de elecciones-, a que se les salude por los sistemas de amplificación y hasta los entrevisten para que vean que estuvieron por allí, sin traer un presente.

Algunos, por estos días aparecen con piezas publicitarias para anunciar que han incluido unas pocas necesidades en el Plan Nacional de Desarrollo, con la gran elocuencia de ser “ponentes”, y vamos a mirar y para otras regiones se desviven por más de ocho proyectos, obras o retos, y recursos. Saldos que pasan de elegidos en elegidos y las comunidades a la espera de verdades, de verdad así es como progresan las regiones, las gentes y hay sostenibilidad en su futuro. No se crece desviando rumbos.

Esto es como el amor verdadero, con acciones. Hace un año conocíamos de “Voy  a hacer”, “Ya contratamos”, “Hemos gestionado”, “Así van a quedar”, “Antes de irme las voy a entregar” y otra serie de emocionadas palabras para hace pocos días haber podido recorrerlas y saber que ya están a punta de ser entregadas al servicio, que se han generado empleos, se han invertido materiales e insumos de la región, se han recibido apoyos de privados, hay soluciones a necesidades y quedan otras proyectadas para darle una “cara nueva” al progresista y siempre ejemplar municipio de Nobsa (*), que debe servir a los colegas alcaldes, concejales y demás dirigentes para llegar a entender que esto es con obras, con realidades, con recursos y con “render” que se conviertan en verdades.

A lo mejor en otros municipios dirán que están o ya anunciarán lo que están haciendo, que también tienen cosas que mostrar, pero no es dejando para el 8 de diciembre, para cortar las cintas, poner las placas, es con tiempo, contando con medios de comunicación y poniendo la cara a lo que falta…

Muy atentos a sus informes, balances y que “obras no son amores, pero sin buenas razones…” dicen.

(*) Invitación de la Alcaldía Municipal de Nobsa (Boyacá) 2023, a vista de obras y día del periodista.

* Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez.  @ricardocipago