El oficial boyacense que podría pagar los platos rotos del escándalo en el Caquetá #Tolditos7días

Como es de esperarse, alguien tiene que pagar los platos rotos tras el escándalo luego de lo ocurrido el pasado jueves en el sector Los Pozos de San Vicente del Caguán en Caquetá, donde un grupo de la llamada guardia campesina secuestró, humilló y ultrajó a 78 policías y asesinó a sangre fría a un subintendente oriundo de Cómbita.

Aunque para nadie es un secreto que las fuerzas militares, incluida la Policía han resultado altamente diezmadas en este gobierno y que por lo ocurrido en inmediaciones de la planta de la petrolera Emerald Energy, desde diferentes sectores de la opinión pública se responsabiliza directamente al ministro de Defensa y al propio Presidente de la República, ahora resulta que el que puede resultar sacrificado es el un oficial boyacense.

Se trata del teniente coronel Carlos Hernando Guerrero, oriundo de Villa de Leyva, quien se desempeña desde el año pasado como comandante de la Policía en el Caquetá, y quien al parecer ahora están culpando por lo ocurrido y podría ser llamado a calificar servicios en las próximas horas.

Como dicen en tierras boyacenses: “la cabuya se revienta por lo más delgado”.

-Publicidad-