En Boyacá el 39,2 % de las mujeres está en condición de pobreza, frente al 37,6 % de los hombres

La brecha entre mujeres y hombres en condición de pobreza en Boyacá es de 1,7 puntos porcentuales.

El 39,2 % de las mujeres en Boyacá está en condición de pobreza. Foto: archivo particular

En el 2022, la tasa de desempleo para las mujeres en la Región Oriental (Boyacá, Cundinamarca, Meta, Norte de Santander y Santander) fue de 14,3 % y para los hombres de 9,0 % (GEIH).

En ambos casos, estas tasas disminuyeron con respecto al 2021, sin embargo, el desempleo afecta más a las mujeres que a los hombres. Según el DANE, entre el 2014 y el 2022 la tasa de desempleo de las mujeres ha sido en promedio de 5,6 puntos porcentuales (p.p.) superior que la de los hombres. La mayor brecha de género de la tasa de desempleo se registró en el 2020: 7,6 puntos porcentuales.

En la ciudad de Tunja, por ejemplo, mientras la tasa de desempleo de los hombres es del 13,1 %, la de las mujeres es del 13,9 %, lo que significa una brecha de -0,7 puntos

porcentuales.

División sexual del trabajo y sobrecarga de las mujeres en el trabajo no remunerado

En Colombia, el 90,3 % de las mujeres participaba en actividades de trabajo no remunerado para el 2020-2021; en los hombres, la participación era del 63,0 % (ENUT).

De hecho, mientras las mujeres destinan 7 horas y 44 minutos a este tipo de actividades al día, los hombres dedican 3 horas y 6 minutos.

En la Región Oriental, el 90,0 % de las mujeres participaba en actividades de trabajo no remunerado, mientras que el 65,2 % de los hombres lo hacía en el 2020-2021. En horas, esto significa que las mujeres destinan 7 horas y 54 minutos a este tipo de actividades

al día y los hombres, 3 horas y 17 minutos.

Pobreza monetaria con enfoque de género

A escala nacional, para el 2021, mientras el 37 % de los hombres jefes de hogar estaba en condición de pobreza, la participación de las mujeres jefas de hogar era del 42,9 %

(GEIH). Respecto a la pobreza monetaria extrema, también para el 2021 la participación de los hombres era del 10,8 % y la de las mujeres era del 14,5 %.

Esto significa que para el 2021 por cada 100 hombres en condición de pobreza había 117 mujeres en esta condición (edad de 20 a 59 años).

Por departamentos, en Boyacá el 37,6 % de los hombres está en condición de pobreza, frente al 39,2 % de las mujeres, lo que representa una brecha de 1,7 puntos porcentuales.

Toma de decisiones y poder de negociación en el interior del hogar

En Colombia, para el 2020-2021 había 4,2 millones de parejas del sexo opuesto (44,8 %), en las que el hombre trabaja de forma remunerada mientras que la mujer está fuera de la fuerza laboral (ENUT). Esta es la situación más común entre las parejas en el país.

En segundo lugar, se ubican las parejas en las que ambos miembros se encuentran ocupados (29,4 %). Por esta razón, en la mayoría de las parejas (58,9 %) el hombre es quien tiene más

ingresos. De hecho, en el 43,4 % de las parejas, el hombre es el único con ingresos propios y en el 15,5 % de los casos, aunque ambos tienen ingresos propios, los del hombre se encuentran en un rango superior a los de la mujer.

En la Región Oriental, mientras el 53,7 % de los hombres deciden individualmente respecto a si tener un empleo o trabajar en un negocio, en las mujeres la participación es de 48,8 %, una brecha de 4,9 puntos porcentuales.

La brecha más baja en todo el país se ve en las decisiones individuales sobre la apariencia personal (peinado, estilo de vestir). En la Región Oriental la brecha es de -2,1 puntos porcentuales, pues 78,7 % de las mujeres lo hacen de manera autónoma frente al 76,6 % de los hombres. Es la brecha negativa, a favor de las mujeres, más alta de todas las regiones del país.

Por el contrario, la brecha más alta en todo el país se ve en las decisiones individuales sobre las inversiones financieras del hogar (pedir préstamos, comprar propiedades, hacer grandes gastos).

En la Región Oriental la brecha es de 2,8 puntos porcentuales, pues 8,6 % de los hombres lo hacen de manera autónoma frente al 5,9 % de las

mujeres.

Sin embargo, a medida que se alcanzan niveles educativos más altos la brecha de género en el porcentaje de personas que toman las decisiones de forma individual se reduce para todas las dimensiones e incluso llega a invertirse (de manera que las mujeres más educadas toman más decisiones solas que los hombres más educados).

Estereotipos de género: transformaciones necesarias para el cierre de brechas

La Encuesta Nacional de Uso de Tiempo del 2020-2021 preguntó por una serie de afirmaciones tradicionales sobre roles de género para ver qué tan de acuerdo o en desacuerdo estaban las personas.

En la Región Oriental, el 89,2 % de las personas dijeron estar de acuerdo con la afirmación “ambos, el hombre y la mujer, deberían contribuir al ingreso del hogar”, siendo la participación más alta de todas las regiones del país.

La más baja se atribuyó a la afirmación “la meta principal de una mujer es casarse y tener hijos/as”, pues solo 22,6 % de las personas se mostraron de acuerdo, siendo la segunda participación más baja de todas las regiones del país después de Bogotá (12,7 %).

-Publicidad-