¿Quién era el policía boyacense que fue humillado y asesinado por la guardia indígena ayer en San Vicente del Caguán?

Las imágenes de su asesinato, que han circulado por redes sociales, han generado consternación y repudio nacional, en diferentes sectores de la opinión pública no solo en Colombia, sino en el exterior por lo ocurrido en el sector Los Pozos, de San Vicente del Caguán en el Caquetá.

Ricardo Arley Monroy realizaba labores de contención de la protesta cuando fue retenido por hombres de la guardia indígena que le propinaron una herida con arma blanca en el cuello. Foto: Archivo particular.
Ricardo Arley Monroy realizaba labores de contención de la protesta cuando fue retenido por hombres de la guardia indígena que le propinaron una herida con arma blanca en el cuello. Foto: Archivo particular.

El subintendente Ricardo Arley Monroy Prieto, se desempeñaba como comandante de escuadra en dispositivo especializado de intervención del Esmad y junto a sus compañeros trataban de recuperar el orden tras una asonada en las instalaciones de la empresa Emerald Energy, ubicada en el sector Los Pozos.

El suboficial boyacense fue retenido, humillado y asesinado de manera inerme por un grupo de integrantes de la llamada guardia indígena, que le propinó una herida con arma blanca en el cuello, mientras eran grabados con un celular.

Había nacido en el municipio de Cómbita, hace 39 años. Era el tercero de los cuatro hijos del electricista Arquímedes Monroy y de la señora Myriam Prieto, quien es ama de casa. Eduard, su hermano mayor, trabaja en el Inpec; el siguiente que es Fausto, que también viste el uniforme en la Policía Metropolitana de Tunja, y el menor, que es Jairo, es electricista como su padre y trabaja con la electrificadora de Cundinamarca. 

Ricardo Arley nació en la vereda San Rafael, donde dio sus primeros pasos y cursó sus estudios de primaria en la escuela del mismo nombre de la vereda. Obtuvo su título como bachiller en el Colegio Nacionalizado de Cómbita, de donde salió para la Escuela de Carabineros de Vélez (Santander) y tras graduarse de allí vistió el uniforme verde como patrullero, hasta que llegó al Esmad, hoy Unidad Nacional de Diálogo y Mantenimiento del Orden (Undmo).

Llevaba 14 años y 6 meses en la Policía, residía con su familia en la capital del Huila, pues pertenecía a la Policía Metropolitana de Neiva. Estaba casado y dejó dos hijas: una niña de nueve años y una bebé de tres meses.

Ayer, al caer la tarde, sus familiares y amigos participaron en la misa en la iglesia de Cómbita, por el eterno descanso de Ricardo Arley Monroy Prieto y ahora esperan cuándo será traído su cuerpo a su tierra natal, ubicada a 15 minutos de la capital boyacense, para definir los detalles de su velorio y honras fúnebres.

-Publicidad-