En Nuevo Colón le darán el último adiós al patrullero asesinado en un atraco a un casino en Bogotá

A las 3:00 de la tarde de este domingo en la iglesia de Nuevo Colón y posterior traslado de su cuerpo al cementerio local, se llevarán a cabo las honras fúnebres del policía Víctor Torres Pulido, quien resultó asesinado en medio de un atraco en un casino de Bogotá.

En la Funeraria de Nuevo Colón permanece desde anoche el féretro del patrullero Torres Pulido Víctor, asesinado en medio de un procedimiento en Bogotá. Foto: Archivo particular.
En la Funeraria de Nuevo Colón permanece desde anoche el féretro del patrullero Torres Pulido Víctor, asesinado en medio de un procedimiento en Bogotá. Foto: Departamento de Policía Boyacá

Su féretro finalmente su cuerpo llegó anoche a las 10:00, luego de diferentes homenajes hechos por la institución policial y sus compañeros en Bogotá, entre ellas una ceremonia con diferentes integrantes de la cúpula de la Policía, autoridades civiles del distrito y desde luego familiares del uniformado boyacense quien fue asesinado la madrugada del viernes cuando acudieron con otros compañeros suyos a atender el llamado de un atraco en un casino en la localidad de Engativá.

Incluso sus compañeros y oficiales de la Policía escoltaron su carroza fúnebre hasta la salida de Bogotá y en la entrada de Tierra Negra lo esperaba una nueva caravana para rendirle honores, la cual estaba integrada por habitantes de su municipio como familiares, amigos, vecinos y conocidos, que lo custodiaron hasta el centro de Nuevo Colón.

Lea también: Víctor Torres Pulido, el patrullero boyacense asesinado en atraco a casino en Bogotá

Su féretro se encuentra en la sala de velación de la funeraria de donde será llevado esta tarde al templo parroquial acompañado por una delegación de la Institución, liderada por oficiales de la institución procedentes de Bogotá y los comandantes de la Policía de Boyacá y de Tunja, al igual que sus familiares, amigos y compañeros de estudio del colegio Técnico Industrial de Turmequé, donde había cursado su bachillerato.

El uniformado boyacense había nacido en el municipio de Nuevo Colón hace 29 años y se graduó como patrullero en la Escuela Rafael Reyes de Santa Rosa de Viterbo hace nueve años, siendo su primer puesto de trabajo la Policía Metropolitana en Tunja, donde estuvo casi tres años antes de ser traslado a Bogotá, donde ya completaba seis años, en este momento adscrito al CAI de la localidad de Engativá.

Era el mayor de los cuatro hijos de la señora Gladys Pulido y de José Alfonso Torres Ramírez, quien había fallecido hace 17 años. El oficial hacía parte del modelo de vigilancia por cuadrantes de la Policía y lo asesinaron cuando atendía esta madrugada un requerimiento en el establecimiento comercial.