Tragedia ambiental en el páramo de Las Alfombras en Boyacá por incendio

Más de 2.000 hectáreas de este páramo han sido destruidas por el fuego.

El incendio en el páramo de Las Alfombras ya ha arrasado más de 2.000 hectáreas de vegetación. Foto: archivo particular
El incendio en el páramo de Las Alfombras ya ha arrasado más de 2.000 hectáreas de vegetación. Foto: archivo particular

Todavía no se ha podido controlar un incendio en el páramo de Las Alfombras, en jurisdicción de los municipios boyacenses de Aquitania, Tota y Pesca, que inició hace seis días y que ya ha arrasado con más de 2.000 hectáreas de vegetación.

En el páramo de Las Alfombras, que hace parte del complejo Bijagual – Mamapacha, el fuego ha destruido valiosos frailejones, además de otras especies de flora y fauna nativa, según reporte de la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá).

“Estaremos uniendo esfuerzos con las alcaldías, la Gobernación de Boyacá y la nación para generar procesos de restauración. Urge que todas las instituciones adelantemos procesos de prevención de incendios, pero lo más importante es estar preparados para las temporadas secas que se presentan al año en todo el país”, afirmó el director de Corpoboyacá, Herman Amaya.

El 71,26 por ciento de los 87 municipios en los que ejerce autoridad ambiental Corpoboyacá, cuenta con áreas de páramo. De estos, los más afectados corresponden a Aquitania,  Arcabuco, Belén, Chiscas, Chita,  Cómbita, Duitama, Mongua, Cuítiva, Pesca, Rondón, Toca, Tópaga, Siachoque, Sogamoso, Sutamarchán y Tota.

“Desde Corpoboyacá les pedimos a los pobladores de las zonas rurales evitar las quemas controladas para preparar la tierra, y a la ciudadanía en general todo tipo de fogatas, teniendo en cuenta que la temporada seca incrementa el riesgo de incendios forestales”, manifestaron en la Corporación.

Agregaron que, la gestión del desastre, en este caso la materialización de un incendio, es competencia de las alcaldías, la Gobernación y el Gobierno nacional en el marco del principio de subsidiariedad y concurrencia, mientras que Corpoboyacá adelantará el trabajo de evaluación, punto de partida para iniciar el proceso de restauración con el vivero de alta montaña del municipio de Tota, que tiene una capacidad de 150.000 plántulas.