El ABC de la Transversal del Sisga, según el gerente de la concesión de esta importante vía #LaEntrevista7días

Compartir:

El ingeniero Jaime Andrés Silva Sarmiento, el gerente de la concesión de la Transversal del Sisga hizo un corte de cuentas a esa importante obra que beneficia a los habitantes de por lo menos ocho municipios del departamento de Boyacá. Costos, características, problemáticas y bondades de lo que es hoy una de las vías más importantes de esta región del país en la conversación con el directivo en #LaEntrevista7días.

El ingeniero Jaime Andrés Silva Sarmiento, el gerente de la concesión de la Transversal del Sisga hizo un corte de cuentas a esa importante obra. Foto: Ofiprensa/Conseción Transversal del Sisga.
El ingeniero Jaime Andrés Silva Sarmiento, el gerente de la concesión de la Transversal del Sisga hizo un corte de cuentas a esa importante obra. Foto: Ofiprensa/Conseción Transversal del Sisga.

¿Qué es la Transversal del Sisga hoy?

Una carretera que no era transitable y que tenía muchas dificultades, pero que gracias a esta concesión y a la Agencia Nacional de Infraestructura ha venido desarrollando toda esta región precisamente para lograr una conectividad total importante entre la Orinoquia Colombiana y el centro del país. Prácticamente puede ser la vía alterna al llano.

¿Cuál es la situación de obra actualmente?

El avance de obra que hoy por hoy tenemos ya en total de las cuatro unidades funcionales es más o menos el 99.8% o sea que ya es una vía que está prácticamente terminada. En este momento tenemos un peaje en operación ya completa, porque están la unidad funcional uno que ya está en operación y mantenimiento (va desde Chocontá hasta Guateque, en 49 kilómetros), lo mismo que la unidad funcional dos (va desde Guateque hasta Macanal, en 22 kilómetros) y la unidad funcional tres (desde Macanal hasta Santa María, en 18 kilómetros), las tres ya están en operación entregadas a la Agencia Nacional de Infraestructura.

Además en este momento estamos en el proceso de entrega también de la unidad funcional cuatro donde tenemos un segundo  peaje que es en el municipio de San Luis de Gaceno, en donde ya también todas las actividades de obra están completamente terminadas y están ya listos para entrar en operación, pero la ANI está todavía adelantando unas actividades, y nosotros todavía estamos adelantando también unas obras finales y tenemos ahí unas situaciones tanto de tipo técnico como de temas de acuerdos con la Agencia Nacional de Infraestructura.

¿Y los trabajos sí era lo que esperaban hacer?

Nooo. Fueron muchas, muchas cosas que tuvimos que realizar y que no estaban dentro del contrato. Hicimos actividades dentro del contrato de concesión, se hicieron muchos traslados de redes tanto húmedas como secas, atendimos sitios inestables muchísimo más allá de lo que el mismo contrato establecía y digamos que esa es una conversación que hemos venido trabajando con la ANI. También hicimos el perfilamiento de los 15 túneles para que pudieran circular diferentes clases de vehículos, intervenimos 39 puentes vehiculares unos con obra completa, otros con actividades de rehabilitación y tenemos siete edificios construidos incluido el centro de control de operaciones, desde donde se controla absolutamente la vía.

El avance de obra que hoy por hoy tiene la concesión es de más o menos el 99.8 por ciento, pero en operación permanente. Foto: Ofiprensa/Conseción Transversal del Sisga.
El avance de obra que hoy por hoy tiene la concesión es de más o menos el 99.8 por ciento, pero en operación permanente. Foto: Ofiprensa/Conseción Transversal del Sisga.

¿Cuánto duraron esos trabajos?

Este proyecto lleva más o menos unos seis años aproximadamente. El primer año fue el de la ingeniería en donde se adelantaron los estudios, los temas ambientales, donde se hizo la socialización con las comunidades. Más o menos unos tres años de trabajo porque es que trabajar una vía en operación, no es fácil, trabajar una vía con ese tráfico que se tiene, con un tráfico que va hasta categorías de vehículos de 30 toneladas no es un trabajo sencillo.

¿Ese porcentaje que falta en qué época estaría terminando, cuanto les falta de trabajos?

Estamos en unas conversaciones precisamente, haciendo unos acuerdos con la Agencia Nacional de Infraestructura y no le puedo dar una fecha, pero realmente tenemos ya un panorama muy claro. En realidad es muy poco lo que significa esas intervenciones que hay que hacer en ese sector y que por supuesto la gente lo mira mucho porque todos quisiéramos tener una vía completa y la gente cuando llega a esos cuatro puntos que son puntos de 100, 200 o 300 metros, dicen que esta vía está en construcción y no, la vía no está en construcción; la vía son 137 km y tenemos unos sectores que no suman más de 1.5 km, que no son desatendidos, sino que nosotros garantizamos la transitabilidad permanente por esos puntos con seguridad, hacemos mantenimiento para que el transcurrir de los usuarios sean bien por esos puntos.

¿Y se van a quedar así, no se pueden terminar?

Es que realmente hay unos sitios que indican unas actividades de ingeniería, mucho más allá, mucho más profundas, porque la cordillera Oriental es supremamente joven, es una cordillera que todavía está en unos procesos de conformación y eso implica que tenemos unos sectores con unas actividades mucho más fuertes que en otros sectores del país, entonces es muy poquito realmente no son más de 1.5 km de impacto que se tiene y la ventaja es que al ser una vía que está en concesión, hacemos todo lo que es el mantenimiento y las actividades para que no se genere en el deterioro de la vía.

¿Y a cuánto asciende esa inversión que hicieron?

La inversión que se tuvo en la Transversal del Sisga fue de alrededor de 980.000 millones de pesos, realmente una inversión importante que se tuvo. Cuando se recibió era totalmente intransitable, tenía muchísimas dificultades, tenía muchos sitios en donde la montaña presentaba cierres de carácter permanente, tenía unos cierres que eran por varios días en donde realmente la gente no tenía posibilidades de circulación, entonces esa digamos que ha sido la dinámica del proyecto.

También se tuvieron algunas situaciones con las comunidades porque ellos en su derecho tenían también algunas de observaciones, sugerencias y hasta reclamos que se fueron manejando también con las comunidades y se fueron digamos que llegando a acuerdos y manifestando ya en elecciones de actividades de obra; entonces digamos que todo eso ha tenido ese impacto en lo que ha sido la percepción que tenía la gente.

¿De dónde es la empresa de ustedes, la empresa que construyó, que hizo estos trabajos?

Esto es una concesión de cuarta generación que tiene tres socios: KNA, que es una empresa de Cartagena, pero con presencia en diferentes partes del país en obras de construcción, de infraestructura no solamente de vías, sino también tiene obras de vivienda que lleva muchos años en el medio de concesiones; otro es el Grupo Ortiz que es una empresa española también con una actividad importantísima en concesiones viales y también en concesión de electrificación.

Y tenemos un tercer socio que es Cofides, una banca de inversiones público-privadas de España, que trabaja muy en conjunto con Ortiz que los representa en la ejecución del proyecto, tanto así que las obras las ejecutó directamente el Grupo Ortiz y el grupo KNA quienes fueron directamente los constructores de todo lo que fue la rehabilitación, las edificaciones y todo lo que fue el trabajo en esos 137 km, por supuesto ellos también tenían muchos subcontratistas de ingeniería especializada.

¿Hasta cuándo va la concesión, cuántos años tienen de operación?

Es un contrato que en este momento está hacia el 2044, ese es el horizonte que tiene la concesión.

¿Qué tanto empleo generó la obra y genera la concesión?

Nosotros contractualmente tenemos que cumplir con los indicadores: tuvimos alrededor de unos 7.000 trabajadores, con épocas en que teníamos unas 2.000 personas trabajando de manera simultánea y más o menos un 60% eran trabajadores de la región, nosotros en eso nos tocaba no solamente por compromiso social de la concesión, sino por obligación legal contractual mantener nómina de trabajadores de la región la cual la mantuvimos permanentemente. En este momento, tenemos unos 300 trabajadores directos de los cuales un porcentaje importante son de la región tanto de Santa María, de San Luis de Gaceno, de Machetá, de Guateque, hemos procurado que sea gente que esté en la vía.

En la construcción de la obra tuvieron alrededor de unos 7.000 trabajadores. En este momento, tienen alrededor de unos 300 trabajadores directos. Foto: Ofiprensa/Conseción Transversal del Sisga.
En la construcción de la obra tuvieron alrededor de unos 7.000 trabajadores. En este momento, tienen alrededor de unos 300 trabajadores directos. Foto: Ofiprensa/Conseción Transversal del Sisga.

¡Y los empleos indirectos!

Ese es un tema muy importante, porque no es solo el empleo directo e indirecto que generó la obra y que genera la operación de la vía, sino que durante ese tiempo de ingeniería, de construcción y ahora en operación y mantenimiento ha generado una dinámica importantísima en la adquisición de bienes y servicios; nosotros hemos mantenido una dinámica con todos los municipios en la parte de hospedajes, de alimentación, de suministros, de materiales de construcción, realmente lo que impacta una rehabilitación de la vía en este caso es importantísimo, porque eso permitió precisamente a muchos de los municipios y establecimientos comerciales, tener una dinámica en la venta de bienes y servicios porque si se si se beneficiaron,  la vía sí participó,  porque nosotros en realidad no llevamos muchas cosas de afuera.

¿Cuál es la extensión de la vía y cuáles son sus características?

Este es un corredor de 137 kilómetros, que inicia en el municipio de Chocontá en lo que es la represa del Sisga y pasa por 12 municipios: Chocontá, Macheta, Manta, Guateque, Sutatenza, Somondoco, Garagoa, Macanal, Santa María, San Luis de Gaceno y Sabanalarga en jurisdicción de tres departamentos: Cundinamarca, Boyacá y Casanare, hasta terminar en el municipio de Sabanalarga en el sector de Agua Clara.

Su importancia además se da porque conecta dos corredores viales importantísimos: BTS que es Bogotá -Tunja-Sogamoso y también con la otra de cuarta generación que es la vía que va desde Villavicencio hasta Yopal.

¿Qué tan distante está ese sector de Aguaclara de Yopal y de Villavicencio?

Ese punto es absolutamente equidistante tanto de Yopal como de Villavicencio, cuando ya usted llega a esa intersección, más o menos que en circulación de la velocidad de la vía, son tres horas a Yopal o tres horas a Villavicencio, entonces digamos que es un centro estratégico precisamente para la conexión de la Orinoquia con el centro del país.

¿Qué otros servicios tiene la concesión para los usuarios de la vía?

Para nosotros es fundamental el tema de seguridad en la vía: tenemos muchos vehículos de servicio, acompañamiento grúas, ambulancias, de carro taller, muchas veces se desconocen estos beneficios que tiene una vía concesionada. Tenemos 35 postes SOS, en algunos sectores de la vía hay unas sombras de comunicación bastante fuertes que no nos permiten alcanzar los operadores de celular y tener comunicación con los centros de control de nosotros, entonces tenemos estos postes de SOS cada 3 kilómetros que están conectados permanentemente con el centro de control operacional y cuando la gente toca el poste SOS, el centro de control ya sabe exactamente quién es la persona que  está solicitando asistencia ya sea  mecánica, ya sea por ambulancia, ya sea por carro taller o por grúas y nosotros precisamente tenemos un  control a través de nuestros inspectores viales que están recorriendo permanentemente la vía y dándole seguridad a los usuarios y asistencia.

¿Y qué pasó con las protestas en San Luis de Gaceno?

Por San Luis de Gaceno es una comunidad muy participativa, es una comunidad que precisamente por ser uno de los cuatro puntos en donde se intervinieron pasos urbanos; porque pues también es algo importante tuvimos intervenciones en cuatro municipios que fueron Machetá, Guateque, Santa María y actualmente estamos trabajando el paso urbano de San Luis de Gaceno. Llegamos a unos acuerdos con ellos de hacer unas intervenciones adicionales a las que el contrato establecía y fue el de tener nueve bahías en el municipio, fue un proceso largo la verdad.

¿En qué va la tarifa diferencial en el nuevo peaje para las personas que viven en San Luis de Gaceno?

En este momento no está en operación, el peaje está ya terminado, pero no está en operación. La Agencia Nacional de Infraestructura tiene que tomar ya una determinación frente a lo que son las tarifas diferenciales y el acuerdo al que llegue con las comunidades, eso no es una decisión que toma la concesión, es una decisión que toma la ANI y ellos en este momento están revisando y analizando precisamente cuál sería esa tarifa diferencial. En el de Machetá sí manejamos tarifas diferenciales, tenemos una tafia alrededor de 9.100 pesos para los municipios que tienen el beneficio y la tarifa plena es de 14.700 pesos.

¿Cuál es su recomendación para los usuarios de la vía?

Nosotros insistimos que el tema de seguridad de la vía, no es solamente la vía, sino que también tiene que ver mucho con los conductores, aquí tenemos muchos accidentes que no son por condiciones de la vía, sino porque la gente es inexperta manejando, porque tienen microsueños, por una serie de circunstancias que no son por dificultades en la vía.

Le recomendamos mucho a las personas que atiendan las normas de seguridad, que atiendan los límites de velocidad, que atiendan la demarcación y señalización de la vía, porque eso es lo que va a mejorar, va a tener la respuesta una vía de estas. Podemos hacer las vías más seguras y con todas las especificaciones, pero si los usuarios no contribuyen en esa seguridad, pues estamos haciendo cosas que de pronto no son las ideales.

¡Una vía muy importante por su ubicación y conectividad!

Desde luego y una vía que ha servido para potenciar el turismo en esta zona donde hay muchas actividades naturales: la represa del Sisga con una belleza espectacular, la represa de Chivor, los paisajes que se tienen. La vía ha servido para incrementar los servicios y dinamizar la economía, hoy hay muchos restaurantes nuevos en todo el recorrido, nuevos hoteles, nuevas alternativas de glampling por ejemplo, de turismo de naturaleza, que es lo que realmente va a ser la vocación de este corredor vial.

Compartir: