La Señorita Colombia hizo su aparición en el desfile de carrozas y comparsas del Aguinaldo Boyacense.

En el extenso desfile de la segunda noche de carrozas y comparsas del Aguinaldo Boyacense y sobre una hermosa carroza del Ejército Nacional, hizo su aparición la Señorita Colombia Sofía Osío Luna. 

Sofía Osío Luna, Señorita Colombia, engalanó con su presencia el segundo día del desfile de carrozas y comparsas del Aguinaldo Boyacense. Fotografía Archivo particular.
Sofía Osío Luna, Señorita Colombia, engalanó con su presencia el segundo día del desfile de carrozas y comparsas del Aguinaldo Boyacense. Fotografía Archivo particular.

Al pasar frente a la tarima principal ubicada en inmediaciones del edificio Lumol de la ciudad de Tunja, por donde este año hace el recorrido el nutrido desfile, la señorita Colombia se dirigió a la ciudadanía en un efusivo mensaje que arrancó el aplauso de los asistentes, quienes entre vivas y mensajes exaltaron su sencillez y belleza. 

En un vehículo que acompañaba la carroza se encontraba Adriana Ceballo Gutiérrez, directora ejecutiva del Concurso Nacional de Belleza y la coordinación de la corte la hacía la reconocida Paola Guzmán, gerente de la empresa boyacense “Reinas y Modelos”.

Sofía Osío Luna es una hermosa barranquillera de 22 años de edad, profesional en Marketing y Comunicación de Moda del Instituto Europeo de Diseño de Barcelona, España. 

La soberana nacional ofrecerá una rueda de prensa el día de hoy en Aminta Café a partir de las 11:00 de la mañana y estará tocando temas relacionados con su accionar en favor de la niñez, la cultura y las causas sociales.

Sobre una bella carroza del Ejercito Nacional, la soberana nacional desfiló por las calles de Tunja. Fotografía Boyacá 7 días.
Sobre una bella carroza del Ejercito Nacional, la soberana nacional desfiló por las calles de Tunja. Fotografía Boyacá 7 días.

Paola Guzmán dijo a este medio, que la Señorita Colombia se ha sentido muy a gusto en tierras boyacenses y ha manifestado su admiración por la arquitectura colonial y la amabilidad de la gente de la capital boyacense.