Hace un año del histórico error: en vez de rifar 500 computadores, la Lotería de Boyacá rifó 50 mil de estos equipos

Lo que habían proyectado sortear eran 500 computadores y 50.000 fracciones de recambio de la lotería, es decir esa tercera parte del billete que tenía un costo de 5.000 pesitos, pero por un error involuntario de la empresa que imprime los billetes, se cruzaron los datos y terminaron incluyendo apenas 500 fracciones de recambio y 50.000 computadores.

En total se vendieron 20.647 billetes premiados con computador, pero en total reclamaron su premio 16.750 computadores. Fotos: Archivo particular/Boyacá Sie7e Días.

“Y en semejante episodio la lotería de los boyacenses demostró que cumplió, que el operador cumplió y lo que logramos además de consolidar nuestra credibilidad como la lotería más importante del país, fue cambiarles la vida a miles de personas en diferentes partes del país”, aseguró Rafael Rojas Azula, gerente de la lotería de Boyacá.

En total cayeron 20.647 computadores, oh bueno, esos fueron los billetes premiados que compraron en el público, pero en total entregaron 16.750 computadores.

Aquel error involuntario en su momento se convirtió en un verdadero escándalo, pero gracias a semejante episodio, miles de clientes de la Lotería de Boyacá hoy tienen uno o varios de estos equipos en sus casas u oficinas.

El Gerente de la empresa departamental recuerda que por momentos el tema resultó caótico ya que por ejemplo esa cifra de computadores no se encontraba en Colombia, pues por esos días estaba muy marcada la emergencia por la cantidad de barcos que estaba atascada con millones de toneladas de mercancías procedentes de China y otros países.

“El auditorio se tuvo que convertir en una improvisada bodega porque no teníamos en dónde meter tantos equipos ya que como lo dijimos desde un comienzo, la empresa que nos imprime los billetes respondió por el error y nos envió 10.000 equipos inicialmente, que no cabían en cualquier parte”, dijo Rafael Rojas Azula.

Aunque en el billete no especificaba características o marca de los computadores, la empresa no respondió con cualquier equipo, sino que entregó laptop Lenovo y Hewlett-Packard, valorados en un promedio de un millón de pesos.

“En Boyacá yo me atrevería a decir que pudieron quedar alrededor de unos 3.000 de estos equipos, muchos de ellos con historias conmovedoras de familias a las que literalmente se les cambió la vida o se les ayudó a solucionar una necesidad prioritaria que tenían, como la de poder tener un equipo de cómputo para sus estudios”, señaló el Gerente.

Desde luego que también hubo quienes aprovecharon para hacer negocio, pues habían adquirido varios billetes que resultaron ganadores de los dichosos equipos del sorteo, luego de que la noticia comenzara a regarse en el voz a voz, entre quienes ya habían comprado y ganado.

“Fue un error involuntario, que no tuvo nada que ver con lotería, pero que desde un comienzo se aseguró que se iba a cumplir, sin embargo la cantidad de cosas que se dijeron como que era vergonzoso, que la lotería se iba a acabar, que no había aseguradora que respondiera por semejante error, que había que echar a todas las directivas y lo más doloroso, es que hasta desde el mismo gremio vinieron los cuestionamientos, pero hoy gracias a Dios les comprobamos que sí se iba a cumplir”, puntualizó Rojas Azula.

Aunque fueron muchos más los billetes premiados que quedaron entre los apostadores, solo esos 18.752 ganadores reclamaron su computador, porque asegura el Gerente que hay mucha gente que no raspa, pero que además dentro del promedio de ganadores, hay un 30 por ciento que no reclama los premios.

“Igual, los computadores estaban listos, y ayer ya se cumplió el último plazo, porque todo premio con el tema de juegos de suerte y azar prescribe un años después, pero a quienes se acercaron a reclamar y cumplieron requisitos, se les entregaron sus laptop”, recalcó el Gerente de la Lotería.

Una noticia que se regó como pólvora aquel 18 de diciembre

Pasadas las 10:00 de la mañana de aquel sábado 18 de diciembre de 2021, la noticia se comenzó a regar como pólvora: “los billetes de la Lotería de Boyacá están saliendo premiados con computadores gratis: es en serio, un familiar compro seis y todos le salieron premiados, un vecino me mostró los billetes y todos estaban premiados, un compañero de trabajo está fascinado porque le llegó la Navidad por anticipado…”, fueron algunas de las frases que ese día en diferentes regiones del país, pero especialmente en Boyacá y Bogotá.

Algo no estaba bien. A las oficinas de la Lotería comenzaron a entrar llamadas asegurando que la mayoría de los billetes estaban saliendo premiados y efectivamente el lunes siguiente comenzó una procesión de gente a las oficinas de la Lotería y los teléfonos no paraban de sonar  preguntando cómo hacían para reclamar los computadores que se habían ganado en el raspa de las fracciones que habían comprado.

Entonces, desde la gerencia de esta empresa del Gobierno departamental se pusieron en contacto con la multinacional que les imprime los billetes, para averiguar qué era lo que estaba pasando. Y al hacer el análisis encontraron que efectivamente en la multinacional que imprimen los billetes, por equivocación incluyeron 50.000 computadores, en vez de los 50 que tenían que haber ubicado en la sección de los raspa y gana del billete.

Aunque no es que la noticia haya sido viral, el voz a voz sí ayudó a que muchos buscaran el billete o fracción y los loteros no entendían bien qué era lo que ocurría, lo único en lo que coinciden es en que la lotería se vendió como pan caliente ese sábado.

“Se presentó una situación con la billetería, pero el mensaje para todos los ganadores es que se les va a cumplir con sus premios. Así es que, a partir de ayer mismo, la Lotería está recibiendo a los felices ganadores y se hace la lectura del premio y tal y como lo indican el reglamento del sorteo se seguirá el protocolo para entregar los premios en los próximos días”, señaló Rafael Rojas Azula, entonces subgerente administrativo y financiero de la Lotería.

Las directivas de la Lotería, como era lógico manejaron con mucho sigilo y hermetismo los detalles de lo ocurrido y solo se limitaron a decir que la multinacional que les imprime iba a responder por todos los computadores que hubieran quedado en el público durante el mes siguiente a que el ganador cumpliera los requisitos, como lo estipula la ley para entregar los premios.

En total se vendieron cerca de 100 mil fracciones, mayoritariamente en Bogotá, Boyacá, Medellín y Cali, donde además quedó la mayoría de los computadores. En total las ventas estuvieron cercanas a los 2.500 millones de pesos para el sorteo 4394, que jugó ese sábado y cuyo premio mayor no cayó, pero sí varios de los demás premios, y obviamente muchos, muchos computadores.

La extraña situación además sirvió como catapulta para el Sorteo Extraordinario de Navidad que jugó el jueves 23 de diciembre, porque muchos pensaron que el error podría haberse repetido en la billetería del siguiente sorteo.