Jaime Raúl Salamanca, muy cerca de garantizar la Matrícula Cero en Universidades Públicas

Compartir:

La iniciativa fue aprobada por unanimidad en segundo debate en la Plenaria de Cámara de Representantes.

Solo faltan dos debates en la cámara alta del Congreso, para que la matricula cero se convierta en ley de la Republica. Foto: Archivo particular.
Solo faltan dos debates en la cámara alta del Congreso, para que la matricula cero se convierta en ley de la Republica. Foto: Archivo particular.

Se trata del Proyecto de Ley de Gratuidad en Educación superior ‘Matrícula Cero’, que establece los lineamientos para regular la gratuidad en los programas de pregrado en las instituciones públicas de educación superior en el país.

Desde noviembre del 2021 en la anterior legislatura se presentó un proyecto que pretendía que estudiantes de universidades públicas tuvieran la matrícula gratis, buscando evitar la deserción de los jóvenes; no obstante, esta iniciativa terminó hundiéndose en el Senado, pero con la conformación del nuevo congreso entre ellos el representante boyacense Jaime Raúl Salamanca, se retomó la iniciativa, y hoy ha logrado superar un segundo debate en la Cámara de Representantes.

“Hoy es un día histórico para la juventud y su lucha de décadas. Hemos avanzado en una iniciativa que al lograr sus cuatro debates será el inicio de una educación superior gratuita y de calidad con el que le daremos a través de este Congreso y de un Gobierno progresista la oportunidad de seguir soñando de formarse en la educación superior”, señaló el representante, Jaime Raúl Salamanca coordinador ponente del proyecto.

A la iniciativa le restan dos debates en el senado de la República los cuales se deben dar antes del 20 de junio del 2023 para que no se hunda por trámite legislativo. De aprobarse este proyecto y convertirse en ley de la República, le dará acceso a gratuidad en la matrícula a todos los estudiantes sin distinción de estratos en la Universidad Pública.

Según lo aprobado, el gobierno deberá desarrollar de forma progresiva programas que permitan consolidar la gratuidad total a favor de los grupos poblacionales que se encuentren en condición de pobreza extrema o en vulnerabilidad.

Es decir, que la medición ya no será solamente por nivel socioeconómico, como ocurre hoy en día, sino también a otras poblaciones como víctimas del conflicto armado, personas que pertenezcan a comunidades étnicas, población con discapacidad, madres cabeza de familia y comunidades campesinas.

El concepto de gratuidad total, comprenderá el financiamiento en la totalidad de la matrícula, costos de inscripción, derechos de grado y subsidio de sostenimiento, incluyendo criterios mínimos de alimentación, transporte, y residencia universitaria.

Compartir: