Valores familiares para el emprendimiento – Carlos David Martínez Ramírez #Columnista7días

Emprender requiere de visión para los negocios, pero suele asociarse también con una serie de habilidades blandas y valores, tales como la perseverancia, la constancia, la paciencia y la disciplina, entre otros.

Existen diferentes tipos de perspectivas sobre lo que se requiere y los propósitos para el emprendimiento.

En la perspectiva tradicional de algunos europeos el reto familiar es que la fortuna crezca para que las siguientes generaciones logren riqueza. Para muchos asiáticos el éxito esta en la disciplina y el ahorro. En nuestra región es común escuchar que los padres y madres deseen a sus hijos e hijas que generen empleo en lugar de buscar ser empleados.

En Colombia se crean muchas empresas todos los días, pero también desaparecen una cantidad considerable por diferentes razones.

Un error muy común en el emprendimiento tiene que ver con la falta de investigación de los mercados a los que se quiere llegar. Suele ocurrir que algunos emprendedores consideren que por tener una buena idea el negocio funcionará, digamos un servicio o un producto relativamente bien estructurado, pero la realidad es que se requiere, adicionalmente, hacer investigaciones en términos técnicos, financieros y de recursos humanos, entre otros.

Si bien, la perseverancia y la iniciativa son importantes, también es relevante ser consciente de las propias capacidades para maximizar el aprovechamiento de las competencias propias, así como saber medir los riesgos, para lograr los objetivos propuestos.

Desde la familia se puede trabajar para orientar el desarrollo de habilidades para la gestión administrativa y comercial, tales como la comunicación, la persuasión, el liderazgo, la toma de decisiones, la inteligencia emocional, la adaptación al cambio, la creatividad, la autoconfianza, el trabajo en equipo, la tolerancia a la frustración, entre tantas otras.

Valores como la equidad y la justicia, pueden ayudar mucho para facilitar la comprensión de la importancia de pagar impuestos de manera responsable.

Muchas veces un conocimiento técnico especializado es clave para el éxito en los negocios, es decir, las habilidades duras. De cualquier manera, desde las familias también se pude trabajar en el desarrollo de habilidades blandas y valores para potenciar el emprendimiento en las nuevas generaciones.