El último viaje de Israel Mendoza Medina, uno de los primeros boyacenses en someterse a la eutanasia

El reconocido hombre de radio, Israel ‘el Gato’ Mendoza Medina, emprendió esta mañana su viaje hacia Bogotá, donde en un centro médico fue sometido a las 10:36 a la llamada eutanasia.

Israel ‘el Gato’ Mendoza Medina, emprendió esta mañana su viaje hacia Bogotá, donde en un centro médico fue sometido a la llamada eutanasia. El domingo sería su sepelio en Tunja. Foto: Archivo particular.

Este jueves le dieron el último adiós en una reunión familiar que se extendió hasta largas horas de la noche, para el procedimiento que estaba previsto para las 10:00 de la mañana.

Hasta allí llegó acompañado por sus hijos Mario Andrés, Oscar Javier y César Augusto, quienes esta tarde lo traerán de regreso a Tunja para adelantar sus honras fúnebres que al parecer terminarían con su sepelio el próximo domingo en las horas de la tarde.

Ahora el ‘Gato’, cuando andaba en los 68 años de vida, se reunirá con Blanca Helena o Tobita su esposa, quien se le había adelantado hace ya varios años a este hombre quien fuera uno de los íconos de la radio en Boyacá, medio en el que laboró durante 50 años, hasta que hace cinco años decidió retirarse a disfrutar de su pensión y a lidiar con una rara enfermedad que finalmente lo llevó a, en conjunto con su familia tomar la decisión de recurrir a la eutanasia.

Durante un largo tiempo enfrentó la esclerosis lateral amiotrófica, que degenera el sistema nervioso, puntualmentelas neuronas motoras ocasionando la disminución de la masa muscular y el movimiento de sus extremidades e incluso el sistema digestivo y hasta la respiración.

“Israel era integrante de la típica familia boyacense, humilde, trabajadora, honesta, con 11 vástagos alrededor del árbol corpulento que era su padre don Misael. Él, de cejas pobladas, rígido al andar y con gran sentido de la responsabilidad, heredó a sus hijos rasgos que les fueron caracterizando como una familia felina, por el color de los ojos, la mirada fija y a veces tierna, las largas pestañas y la pulcritud en todo”, dijo Miguel Ángel Molina Sandoval, uno de sus compañeros y mejores amigos.

Y añadió Molina Sandoval que se retiró hace cinco años, cuando ya no soportaba esa radio regional plagada de errores, con muy poca producción y dedicada más a improvisar que a crear con un objetivo de educar y acompañar. 

Inició en esas lides en Radio Boyacá por allá en 1971, cuando la radio era incipiente, había muy pocos recursos tecnológicos, no existían las emisoras en FM., saltó a Espectacular FM y finalmente a RCN, donde estuvo durante muchos años y hasta sus últimos días antes de apagar el micrófono.