Cómo evité la ciberadicción – Javier Sneider Bautista #Columnista7días

Internet se ha convertido en una herramienta importante en nuestras vidas, sin embargo, es más importante una charla con un amigo, una cena con nuestra pareja, disfrutar de un paseo por la ciudad o por el campo.

La ciberadicción tiene una serie de síntomas que podemos detectar y que a veces por falta de conocimiento no sabemos que estamos entrando en un mundo de sujeción donde no controlamos el número de horas que pasamos conectados a internet, además, donde amigos o familiares nos dicen que hacemos un uso excesivo de internet y no los queremos reconocer, en la mayor parte del tiempo sufrimos de ansiedad si no tenemos conexión, incluso ocultando la cantidad de tiempo que pasamos en la red.

Otros síntomas físicos que me hacían ver que las cosas estaban empezando a ponerse complejas en medio de la adicción, es que se fueron presentando dolores musculares, los cuales se deben a la gran cantidad de tiempo que se pasamos frente al computador, generando también aumento de peso, pues la ciberadicción supone la existencia del sedentarismo por lo que tiene como consecuencia el aumento nuevos kilos.

Por otra parte, las personas que padecimos ciberadicción en algún momento tendemos a aislarnos de nuestros amigos y familiares para mantener relaciones con otras personas en las redes sociales o en chats online, esto nos genera desórdenes relacionados con el sueño puesto que puede disminuir la cantidad de horas que dormimos, debido al uso continuado de Internet.

En algunos casos el uso de internet de forma descontrolada puede producirnos migrañas o dolores de cabeza más leves, debido a la gran cantidad de tiempo que pasamos delante de una pantalla sea de un celular o un computador, en ocasiones son pequeñas picadas en la cien.

Para empezar a atacar estos contratiempos, tuve que generar una estrategia centrada en acciones concretas, con el objeto de disminuir el tiempo de uso de los diferentes dispositivos tecnológicos que me permitían estar conectado por varias horas a Internet.

En primer lugar, lograr centrarme en buscar información concreta, si quiero investigar o encontrar un dato preciso, es bueno saber que no se debe no permitir que al entrar en internet, nos distraigamos con toda la información disponible. Hay que centrarse en lo que se está buscando y cuando terminemos, buscar una pausa activa. Lo importante es establecer determinados momentos del día en los que se puede utilizar Internet para evitar estar todo el día conectado.

Algo que con el tiempo fui entendiendo es que si se está en una reunión de trabajo presencial o en una comida de amigos, o familiares, evitar utilizar Internet o redes sociales y compartir tiempo de calidad con las personas con las que está al frente.

Finalmente, si tiene hijos, es preciso controlar el tiempo que pasan conectados para que jueguen con otros niños y hagan sus tareas diarias, no los exponga mucho tiempo a las pantallas de televisores, computadores tabletas digitales o celulares, especialmente si tienen menos de 14 años, si es así, les está generando una adicción eterna a estos dispositivos.

Los problemas de ciberadicción no se solucionan de un día para otro, siempre se camuflan de trabajo en la oficina y casi siempre se llevan para el hogar, será una determinación y organización de cada quien el uso que le podamos dar a nuestros dispositivos y a Internet. Es un compromiso personal que por salud debemos tomar.

-Publicidad-