¿Por qué leer Cartas a Antonia de Alfredo Molano? – David Sáenz #Columnista7días

Hace unos días empecé a leer Cartas a Antonia de Alfredo Molano. Este libro es parte de la herencia que el escritor, sociólogo, periodista y pensador le deja a su nieta. En estas cartas, Molano le habla a su nieta de sus recuerdos de la niñez, de su amor por los caballos, por las plantas y por el campo. Por otra parte, le narra sus viajes, sus impresiones sobre lo que sus ojos vieron y sobre lo que su cuerpo caminó, que fue tanto. 

Al leer el texto, me doy cuenta de que, aunque el libro fue escrito para su nieta, el autor también encontró un tono, una poética y una pedagogía para comunicarse con otros lectores. Es verdad, las cartas fueron escritas para Antonia, pero uno alcanza a sentir como si éstas también hubiesen sido escritas para nosotros. 

El sentir ese tono íntimo, sincero, no solamente universaliza al escritor, también hace que el lector pueda a través del género epistolar, comprender el camino, el viaje, el recorrido, de un escritor que ha conocido Colombia y sus innumerables grietas. Alguien que le ha puesto matices a los absolutismos que abundan en la opinión colombiana sobre nuestro devenir histórico. 

Leer Cartas a Antonia, es sin duda una oportunidad para acercarnos al país y a su historia tan nuestra, pero tan incomprensible, tan monstruosa. 

Desde esta columna se invita a que los profesores de las escuelas lean este libro con sus estudiantes. También se invita a las familias para que hagan una lectura comunitaria de estas cartas. Seguramente en el aula y en la mesa es donde podemos aprender a hacer debates más serios y humanos que los que hoy en día abundan en ese océano de las redes sociales.

-Publicidad-