Wilmer Castellanos, el representante que llega al Congreso con algunos proyectos de ley ya listos

El exalcalde de Sutamarchán asegura que manejará dos agendas: una legislativa, con los proyectos que presente, y otra de gestión.

Wilmer Yair Castellanos Hernández obtuvo la mayor votación en las   elecciones del 13 de marzo a la Cámara de Representantes por Boyacá, con 37.302 sufragios.

Con 33 años de edad, ya ha sido alcalde y ahora se posesiona como congresista, con el reto de cumplirles a quienes depositaron su confianza en él en los diferentes municipios de Boyacá y a la comunidad boyacense en general.    

Wilmer nació en Tunja, pero fue llevado a Sutamarchán, donde estaba su familia. Creció entre estos dos municipios, por eso en su campaña repetía que él era ‘Ricaurte-tunjano’.

Es el segundo de los tres hijos del también exalcalde de Sutamarchán Carlos Roberto Castellanos y de Alcira Hernández, los dos ya pensionados de la Gobernación de Boyacá.  

Estudió su primaria en el colegio Selección en Tunja y la secundaria, en el Colegio de Boyacá, en la capital del departamento, donde se graduó de bachiller académico, con énfasis en matemáticas.

Terminado su bachillerato, ingresó a la Universidad Santo Tomás para estudiar Ingeniería Civil, luego hizo una especialización en Geotecnia y Pavimentos, siguió estudiando y sumó a sus títulos el de especialista en Gobierno y Gerencia Territorial, además de especialista en Gerencia Ambiental y Gestión del Riesgo, y es candidato a magíster en Gestión y Evaluación Ambiental.

“Mientras estudiaba no perdí mi relación con el municipio, pues la demora era que terminara clases y de una salía para Sutamarchán. Iba al pueblo y pues a las veredas, construí muchas amistades y desde luego que estreché la relación con la familia de mi padre, que es de Sutamarchán”, recuerda.

Asegura que desde muy pequeño sus padres, que siempre fueron servidores públicos, le inculcaron el servicio a la gente, bajo el lema de que ‘Si vivimos para servir, servimos para vivir’, sentencia que se le quedó memorizada desde muy pequeño y ha puesto en práctica desde muy joven, que es algo que prácticamente se le convirtió en un estilo de vida.

Se ha presentado en dos oportunidades como candidato a cargos de elección popular y las dos ha conseguido la victoria. La primera vez fue en octubre del 2015, cuando salió electo alcalde de Sutamarchán para el periodo 2016-2019, con 2.295 votos, y la segunda, el pasado 13 de marzo, cuando se convirtió en representante electo a la Cámara.

Como alcalde logró solucionar el problema histórico de agua potable para su municipio gracias a un pozo profundo, y adelantó más de 30 obras y una inversión nunca antes vista en su localidad, una población ubicada a solo una hora de Tunja.

Esto no lo dice él, lo asegura la gente de Sutamarchán y lo corroboran los diferentes premios y reconocimientos que recibió como alcalde, entre ellos el de ‘Jóvenes líderes de Latinoamérica’, que le fue entregado en Estados Unidos en el 2019, cuando culminaba su gobierno.

Pero ese no fue el único galardón, de hecho, recuerda con orgullo que fue elegido como el mejor alcalde de Boyacá y uno de los mejores mandatarios del país y que eso también lo tuvo en cuenta la gente, especialmente de las provincias de Ricaurte, Centro, Márquez y Occidente Alto, donde obtuvo las mayorías en las urnas en marzo pasado.

Durante su campaña Castellanos aseguró que tiene cinco proyectos de ley en borrador y los ha venido ajustando y acondicionando desde la parte jurídica y la parte legislativa, para radicarlos en el Congreso y comenzar su trámite.

El nuevo congresista espera poder trabajar en bancada por el bien del departamento y afirma que manejará dos agendas: una legislativa, con los proyectos que presente, y la otra de gestión.

Su idea es aprovechar los conocimientos como el único ingeniero civil de la bancada para liderar proyectos en infraestructura y gestión de obras para los municipios.