Un liderazgo político desde Moniquirá para todo el país – Ciro Ramírez Pinzón

Hoy 20 de julio, a propósito del inicio del nuevo periodo constitucional, del periódico Boyacá Sie7e Días me han pedido hacer un pequeño resumen de mi vida política y anécdotas o situaciones vividas en el Congreso de la República donde los electores, especialmente boyacenses me permitieron estar durante 18 años. 

Mi trayectoria política, la inicié en el Partido Conservador en 1984 como concejal de varios municipios de Boyacá y diputado a la Asamblea Departamental. 

En las elecciones legislativas de 1986, fui elegido Congresista a la Cámara de Representantes de Colombia y reelegido para el siguiente periodo. Al expedirse la Constitución de 1991 fue revocado el Congreso de la República y para esa elección me postulé al Senado por Salvación Nacional, movimiento creado por Álvaro Gómez Hurtado. La lista logró seis curules por lo que no alcancé a salir, habiendo aportado Boyacá la votación más alta por departamentos, más de 27.000 votos. 

Entonces retomé mi movimiento liderando la lista a la Asamblea departamental, obteniendo tres curules asambleístas, allanado el camino al legislativo Nacional.

En las elecciones legislativas de Colombia de 1994, retomé las banderas del Partido Conservador y fui elegido Senador de la República de Colombia y posteriormente en las elecciones de 1998, 2002 y 2006, con un total de 54.091, 59.698 y 62.394 votos respectivamente, siendo una de las más altas votaciones del partido.

Tuve la oportunidad en el Congreso de la República de ocupar cargos directivos y comisiones: en la Cámara de Representante inicié por la comisión octava constitucional permanente; fui electo como Primer Vicepresidente de la Cámara en 1990 a 1991. En el Senado de la República, ocupé la comisión sexta constitucional permanente hasta el año 2002; la comisión primera constitucional permanente del 2002 al 2008 de la cual fui su Presidente, y fui electo Primer Vicepresidente del Senado de la República en el año 1999 a 2000.

Participé con iniciativas legislativas en el Congreso, entre otras, con leyes sobre biocombustibles renovables estímulos para su producción, comercialización y consumo; la estampilla pro-Universidad Pedagógica Nacional, apoyo al fomento y crédito agropecuario, defensor constante de los pequeños productores del campo, como los paneleros y paperos, haciendo el control político al Gobierno.

En mi accionar político, dentro del Partido Conservador tuve la oportunidad de ser miembro del Directorio Nacional Conservador y, en la primera elección nacional directa de todos los afiliados, en el año 2000, obtuve la mayoría votación nacional que me llevó a la Presidencia del Partido. 

Desarrollé varias tareas en la renovación del Partido, dando amplia participación a las mujeres, jóvenes y el multiculturalismo. Cree dos nuevas oficinas permanentes: la de mujeres y la de jóvenes, foros nacionales nutridos de juventudes y mujeres. Además, lleve al Partido Conservador Colombiano a la Vicepresidencia de la Organización Mundial de Partidos Demócratas Cristianos ODC, siendo sucedido por el expresidente Andrés Pastrana.

En mi vida política tengo muchas anécdotas, o episodios que marcaron mi vida como por ejemplo que logré en 1998 como de Representante a la Cámara, llevar por primera vez telefonía rural inalámbrica a más de 10 municipios de Boyacá, con el apoyo de la empresa Occidental de Colombia, o apoyar la construcción de un club para los docentes educadores. 

En el año 2006 iniciaron una investigación, por una manipulación de unas grabaciones (falso positivo judicial) reconocida dentro del proceso, posteriormente se ordenó abrir la investigación en dos:  una por concierto para delinquir, de la cual fui absuelto en primera instancia por un Juzgado especializado, en segunda instancia por el Tribunal de Bogotá y en casación por la Corte Suprema de Justicia. 

En la segunda investigación la Corte Suprema de Justicia consideró que tuve interés en apoyar la ley que creo el sistema de reinserción de paramilitares para buscar la Paz, que luego de un largo y tormentoso proceso, hoy se encuentra admitido y en espera de fallo por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, siendo el único proceso que será revisado por violación al debido proceso. 

Igualmente, la Procuraduría General de la Nación y el Consejo Nacional Electoral adelantaron investigaciones por los mismos hechos, siendo absuelto de responsabilidad por inexistencia de los hechos.

A sabiendas de los errores judiciales cometidos en el proceso, con mucha tristeza sigo esperando ser absuelto, porque considero no ser culpable de falta alguna, hecho este que se convirtió en acontecimiento ineludible para mi vida.

No puedo cerrar estas líneas sin expresar que me siento orgulloso de mi hijo el senador Ciro Alejandro, considerado uno de los mejores parlamentarios, vocero de su partido y ponente de leyes que han favorecido a la comunidad. 

En la actualidad, mi estado de salud atraviesa por un problema oncológico, pero estable; me siento agradecido de todos los colombianos que me respaldaron, en especial los Boyacenses, que me permitieron ocupar las más altas dignidades del Estado, mejorando la calidad de vida de muchos de muchas comunidades en todo el territorio nacional. 

* Ciro Ramírez Pinzón