La renovación genera esperanza – Rafael Romero

“La gente quiere ver caras nuevas en los cargos oficiales”, decía el maestro Darío Echandía y precisamente en nuestro departamento los últimos resultados de la elección de representantes a la Cámara por Boyacá mostraron seis caras nuevas. 

Este resultado compromete a los elegidos a no ser inferiores a la confianza depositada. No será una tarea fácil, llegarán a un Congreso a veces hostil, desprestigiado, donde encontrarán todo tipo de dificultades para una buena labor. Depende de la habilidad de cada uno para posicionarse dentro de sus bancadas y lograr estar en la comisión constitucional donde mejor puedan desarrollar el trabajo legislativo de control político y legislativo. 

Disciplina, estudio minucioso de los proyectos de ley, ascendencia dentro de sus compañeros, entre otros, son elementos esenciales para lograr su cometido los Representantes elegidos, pero sobre todo nunca perder el contacto con los ciudadanos que estarán atentos a su trabajo. Deben tener en cuenta que además de las redes sociales, hoy tan de moda, se requiere presencia física en cada región del departamento. 

Decía que no será tarea fácil, además de los avatares del trámite parlamentario, tendrán que acompañar a los mandatarios locales y departamentales en la gestión de sus proyectos viabilizados ante ministerios y entidades descentralizadas. 

Este proceso muchas veces es ingrato, pues tiene siempre la dificultad de depender de la voluntad del gobierno de turno y fácilmente pueden ser acusados de tráfico de influencias, los contradictores estarán pendientes de averiguar cuántas veces fueron a un ministerio, cuándo y a qué horas, para ver si coincide con el horario de sesiones; en fin, los ataques políticos que no faltarán: malo porque hace y malo si no. 

Pero no todo es malo, tendrán la oportunidad de demostrar tanto en sesiones de las comisiones, como en la plenaria o en infinidad de audiencias, que los boyacenses tenemos el talento y el conocimiento para aportar en el desarrollo del departamento y del país. Si lo hacen la ciudadanía así lo reconocerá en el proceso electoral. 

Aprovechen este momento político inédito, no dejen que sea una nueva frustración: del buen criterio, los debates, consensos y sobre todo sensibilidad social dependerá un futuro mejor para el país que espera un verdadero cambio. 

El nuevo gobierno ha planteado varias reformas, veamos: 

Reforma tributaria: si bien no ha sido presentada en detalle, apoyen la eliminación de exenciones que nunca aportaron nada. Ojo con la carga tributaria a personas naturales de medianos ingresos, apoyen mayores impuestos a capitales no productivos. 

En la reforma pensional: se debe buscar el aumento de cobertura, protección al adulto mayor, reforma del régimen de prima media que garantice su viabilidad sin subsidios exagerados al percentil más favorecido. 

En el tema Salud: No se dejen meter en la sin salida de acabar con el sistema de salud vigente, hay que mejorarlo (se puede), no acabarlo. Ni de fundas dejar que sea manejado por gobernadores y alcaldes. 

Reforma educativa: de todas las reformas la principal es la educativa. Gratuidad, calidad, aumento de cobertura, enfrentar deserción e inaplazable reforma de ley 30. 

Finalmente desearles los mejores éxitos y que esta renovación sea la que esperábamos.