Los invisibles

No se ven, pero están ahí, y permanecen actuando plenamente identificados con su colegio, son muchos y todos han escrito la historia del claustro santanderino.

Los momentos históricos, los hechos, acontecimientos, las realizaciones y las personas, entre tanto que pasa y ocurre marcan un registro relevante que se recordará en el tiempo.

El bicentenario del Colegio de Boyacá, precisamente es uno de esos momentos que recoge el acumulado de logros, principalmente académicos, deportivos y culturales. Se dice que las personas pasan y las instituciones continúan, pero el paso de las personas es el que ha permitido que la Institución Santanderina se haya destacado en todos los ámbitos.

Generalmente se hace reconocimiento a quienes por distintas razones sobresalen o hacen la diferencia y entonces los convertimos en referentes para el momento y para la historia; los recordamos, programamos celebraciones y los registramos en los escritos institucionales para que con el paso del tiempo permanezcan como buenos ejemplos.

Es entonces cuando hablamos de quienes se formaron en el Colegio de Boyacá y como exalumnos se han destacado porque fueron presidentes de la república, ministros, directivos, ejecutivos, etcétera y por consiguiente son renombrados en una y varias oportunidades; eso está muy bien, pero la cantidad de estudiantes y funcionarios que han pasado por las aulas de la institución y por las distintas dependencias,  es numerosa y todos hacen parte de la historia del Glorioso Colegio de Boyacá y, aún más, diría que todos ellos y ellas son quienes han escrito los acontecimientos de estos 200 años; por tal razón en el bicentenario también hacemos un reconocimiento a todos sus egresados que justamente por haber cursado sus estudios en el Colegio de Boyacá, adquirieron su identidad con la institución y han dado seguimiento a lo adquirido en las experiencias de aula y luego proyectado y extrapolado para la consecución de sus intereses personales, profesionales, familiares, políticos, deportivos, científicos, culturales, sociales y en general en todos los ámbitos, de una y mil maneras.

A todos los exalumnos: ingenieros, médicos, licenciados, abogados, profesionales en todas las ramas del saber y aún a quienes no optaron por conseguirlo, presentamos los mayores reconocimientos porque desde la luz o desde la misma sombra hicieron y están haciendo patria con el desarrollo de sus respectivas actividades, con el cumplimiento de sus funciones, contribuyendo responsablemente desde sus respectivas coordenadas para que la ciudad, el departamento, el país y el mismo mundo tengan una dinámica que permita posibilidades de progreso y desarrollo.

+Como se puede apreciar, no se habla de alguien en especial, no se nombra a ninguno en particular, porque son y muchos y todos quienes han escrito la historia de nuestro Colegio.

No se ven, pero ahí están y permanecen actuando y en sus mentes y sus corazones plenamente identificados con su amado colegio. Obviamente, muchos ya no nos acompañan, pero a otros tantos la vida les está permitiendo la conmemoración de este bicentenario. Gracias y miles de gracias a todos los exalumnos, del que para ustedes es glorioso.

Además de los egresados, existen otros actores con la misma y mayor relevancia y, son nada más y nada menos que sus rectores, subdirectores, coordinadores y docentes quienes en su momento, unos supieron planear, proyectar, proponer, sugerir y gestionar, y otros ejecutar, transmitir conocimientos y formar niños, niñas y jóvenes.

Por último, pero sin ser de menos importancia, gratitud perenne a los funcionarios del colegio en todos los tiempos, a los padres de familia, porque no solamente se educa en las aulas, sino en todos los escenarios y dependencias a través de acciones, funciones y cooperaciones; con palabras unos y con hechos otros, pero todos participando y contribuyendo a formar las personas que la sociedad y el estado en 200 años le han encomendado al Glorioso Colegio de Boyacá para hacer de sus estudiantes personas de bien que le han dado y le siguen dando vida y energía positiva  al mundo.

     JOSÉ MIGUEL ARCOS LÓPEZ
Profesor de Física y Matemáticas – Ex subdirector académico.