La Gobernación de Boyacá y la CAR entregaron 150 tanques para almacenar agua lluvia en San Miguel de Sema

La iniciativa que se viene implementando en los seis municipios de Boyacá en donde la CAR tiene jurisdicción, con el propósito de recolectar agua para épocas de sequía, en San Miguel de Sema ya ha entregado 650 tanques y canaletas para recolectar el agua.

Este proyecto busca que familias aprovechen el agua lluvia durante la temporada invernal para ser usada en épocas de sequía.
Este proyecto busca que familias aprovechen el agua lluvia durante la temporada invernal para ser usada en épocas de sequía. Foto: Archivo Particular

Esta vez fueron más de 150 familias las que recibieron los kits de tanques y canaletas para la recolección de agua lluvia, en desarrollo de la estrategia ‘Lluvia para la Vida’ que promueve la Corporación Autónoma de Cundinamarca (CAR). 

Se trata de una estrategia que vienen adelantando la Gobernación junto a la CAR, como una propuesta pedagógica con las familias de Boyacá con el fin de enseñarles a almacenar agua, aprovechando las épocas de lluvia para usarla en las temporadas en que haga falta. 

“En estos kits viene el tanque, el sistema que capta agua desde el techo de las casas, los acoples y elementos. Adicionalmente, los funcionarios de la Corporación Autónoma adelantan una serie de capacitaciones por medio de las cuales les enseñan cómo ahorrar agua y a hacer un uso eficiente del líquido”, explicó el gobernador Ramiro Barragán. 

El mandatario indicó que, con esta entrega, ya son 650 tanques y canaletas las que han recibido los hogares de San Miguel de Sema en total. 

En el marco del convenio de voluntades firmado entre la CAR Cundinamarca y la Gobernación de Boyacá, ambas entidades han sumado esfuerzos financieros y técnicos para beneficiar en diferentes líneas a las familias del departamento en pro de que mejoren sus producciones y su economía. 

En el marco del convenio se impactarán a los seis municipios que hacen parte de la jurisdicción de  la CAR: Saboyá, San Miguel de Sema, Chiquinquirá, Ráquira, Buenavista y Ráquira. A cada uno se les hará entrega de reservorios, bancos municipales de agua y kits de lluvia para la vida. En Ráquira, puntualmente, se hará el trabajo de reconversión de hornos a stoker, que es un sistema un poco más eficiente, el cual genera menos contaminación. 

El programa ‘Lluvia para la Vida’ incentiva el aprovechamiento y recolección del agua que cae del cielo a través de prácticas de autogestión y aprendizaje, situación que permite el uso eficiente del agua potable como medida de adaptación al cambio climático. 

-Publicidad-