[Infografía] El problema global de la inflación en gráficos

La inflación se encuentra disparada en todo el mundo, tras el fuerte impacto de la pandemia de la COVID-19 y la crisis climática, a lo que se suman las consecuencias por la guerra de Ucrania.

Con información de la Agencia EFE 

El Gobierno alemán lanzó un proceso de diálogo con los sindicatos y la patronal para acordar medidas con el fin de combatir la inflación, que en junio se situó según datos provisionales en el 7,6 % interanual.

«La crisis actual no va a pasar en unos pocos meses,» afirmó el canciller, Olaf Scholz, al presentar la bautizada como ‘acción concertada’ en Berlín, e instó a estar preparados para que la situación no mejore «a corto plazo».

Afirmó que los precios han subido con motivo de la guerra de Ucrania y de las consecuencias de la pandemia y que «todos lo notan al hacer la compra, pagar las facturas y echar gasolina».

Alemania se enfrenta a un «reto histórico», afirmó Scholz, pero manifestó que la sociedad de este país «es fuerte, mucho más fuerte de lo que a veces se le atribuye».

Durante esta primera sesión de diálogo con patronal y sindicatos, explicó, el objetivo fue alcanzar una visión común de la situación, mientras que los próximos encuentros se centraran en desarrollar instrumentos y vías para reducir el impacto de la inflación.

El canciller recordó además que su Gobierno ha aprobado ya dos paquetes «amplios» con medidas de alivio para los ciudadanos, que en total representan un gasto de 30.000 millones de euros este año.

Por su parte, la presidenta de la Confederación Alemana de Sindicatos, (DGB), Yasmin Fahimi, hizo referencia también a estos paquetes, que contribuirán a que una familia promedio alemana pueda ahorrar unos 1000 euros en gastos.

Aunque este tipo de medidas «ayudan», son precisas más conversaciones para minimizar las cargas adicionales que sufren los trabajadores, aseguró.

Fahimi rechazó que en estos momentos exista el peligro de que se produzca una espiral salarios-precios, un debate que según afirmó es «unilateral» y no se basa en «hechos» y aseveró que por el contrario las prioridades deben ser «evitar la recesión, estabilizar emplazamientos y garantizar puestos de trabajo».

El presidente de la Confederación de la Industria Alemana (BDI), Rainer Dulger, indicó que en estos momentos es la oferta la que impulsa la inflación, debido a los altos costes de la energía, la falta de materias primas y la ruptura de cadenas de suministro.

Destacó que, aunque los salarios no están impulsando la inflación, deben ser negociados exclusivamente por parte de los interlocutores sociales, aunque el Gobierno puede ocuparse de que «quede más en la cartera» bajo la divisa «más neto del bruto».

En este sentido, las rebajas de impuestos y de contribuciones sociales podrían ser una «palanca» para recuperar el «control» de la situación.

Indicó que Alemania se enfrenta «a la peor crisis económica desde la reunificación» y que las empresas no saben «qué fuego apagar primero», ante la falta de personal cualificado, de materias primas y de componentes.

«El crecimiento continuo, como antes de la pandemia y de la guerra de Ucrania, como lo hemos vivido, no es algo que se pueda dar por hecho,» aseguró.