Tres bandolas, una nominación y el reconocimiento de todo un país, los premios conseguidos por los boyacenses en el Mono Núñez

Compartir:

Los tres premios fueron obtenidos por el Colectivo Instrumental Benigno Núñez de la Escuela de Música de Tunja que se orienta desde la Alcaldía Mayor y la secretaria de Cultura y Turismo de la ciudad. 

De pie y con una gran ovación, el público de del Coliseo Gerardo Arellano Becerra, reconoció el trabajo del gran ensamble que presentó la Orquesta Sinfónica Integrada de la E.M.T con grandes invitados. Lucas Emanuel BR Boyacá Sie7e Días.
De pie y con una gran ovación, el público de del Coliseo Gerardo Arellano Becerra, reconoció el trabajo del gran ensamble que presentó la Orquesta Sinfónica Integrada de la E.M.T con grandes invitados. Lucas Emanuel BR Boyacá Sie7e Días.

No pudo ser mejor la representación del departamento de Boyacá en la edición número 48 del Festival Mono Núñez que, en esta oportunidad tras el retorno a la presencialidad, se convirtió en una irrepetible jornada donde los abrazos y los sentimientos afloraron en cada rincón del afamado evento. 

Fueron cuatro días de intensa actividad con unas agendas tan nutridas que hacía enfrentar un evento con otro y ponía en aprietos a los espectadores para elegir a dónde ir, qué disfrutar, y qué decir de los protagonistas que tuvieron que triplicar sus esfuerzos para poder cumplir en forma simultánea a una y otra actividad. 

La delegación Boyacense fue muy esperada porque se sabía del número de cultores que la integraban, y eso por supuesto causó mucha expectativa por el ya ganado reconocimiento que tiene el departamento y en esta oportunidad por los conciertos que con antelación se habían anunciado, promocionados por todos los sistemas digitales informativos del Festival. 

Pese a un tortuoso traslado de ida que retrasó la llegada de las delegaciones ocasionado por los monumentales trancones en el sector conocido como la línea, niños, jóvenes maestros y artistas de Tunja, Duitama, Sogamoso, Nobsa, Soata y Samacá, arribaron a la ensoñadora Ginebra tal vez con el cansancio a cuestas pero el corazón anhelante por el recuentro con los autores, compositores, arreglistas, interpretes, gestores y los seguidores de esa nómina de afamados maestros que en esta oportunidad se dieron cita en Ginebra. 

Desde su arribo, la delegación Boyacense fue centro de todas las miradas y el colorido de su camiseta la hacía distinguir como una inmensa mancha naranja que de manera arrolladora colmaba en segundos todos los auditorios a donde llegaban para animar a los exponentes del folclor que llevaban el mensaje de la tierra libertaria en sus instrumentos, voces y gargantas. Como siempre las bandolas troqueladas como pieza publicitaria que lleva Boyacá, las esperaban especialmente los coleccionistas.

El Convite Instrumental Benigno Núñez de la Escuela de Música de Tunja, fue la sensación del Festival. Lucas Emanuel BR Boyacá Sie7e Días.
El Convite Instrumental Benigno Núñez de la Escuela de Música de Tunja, fue la sensación del Festival. Lucas Emanuel BR Boyacá Sie7e Días.

Los niños del departamento hicieron de las suyas en el Encuentro Infantil Mateo Ibarra y su talento se codeó de tú a tú con los demás que llegaron de la geografía andina, convirtiendo este evento en una verdadera fiesta de integración cultural, a donde hicieron presencia varios de los procesos formativos del país y entre ellos los que se adelantan en Tunja con la E.M.T., Sogamoso con Colombia Somos Música, y Nobsa con la Fundación Cristian Combita Monrroy. Lo mismo hicieron las vocalistas María Alejandra Peña, Bibiana Isabela Pardo, Eliani Julieta Leal, y Gabriela Salazar Villamizar. 

El encuentro de Cantautores marcó también un punto muy alto con el compositor José Ricardo, que fue destacado por los medios nacionales por la contundencia y el mensaje de sus canciones, las que se hermanaron con reconocidos juglares como Lucho Vergara, Leonardo Laverde, Fernando Salazar o las que protagonizaron por las cantautoras Saavedra, Katie James y Maricarmen Pérez de México por mencionar algunos de los constructores de versos que hicieron presencia en las correrías por los escenarios de Ginebra. 

Una decorosa presentación hicieron ¾ de Mi Tierra de Tunja, Trémolo Trio y Laura Sofia Diaz de Sogamoso durante las rondas eliminatorias, en tanto que los niños del Convite Benigno Núñez de la Escuela de Música de Tunja hicieron poner de pie al exigente publico emocionando incluso al mismo jurado calificador quien les reconoció luego con la bandola de nominación a la gran final y dos premios más representados en de la bandola otorgada a Sofia Fonseca Ortiz como mejor bandolista del Festival y una más para Juliana Fonseca Ortiz como mejor tiple acompañante en el 2022. Dos premios que además de haber sido obtenidos por el proceso de la E.M.T, se quedan en casa y en la familia del maestro Fredy Fonseca y Lupe Ortiz, docentes de la referida institución cultural.

El proceso académico de la E.M.T fue ponderado en todo momento y Tunja se puso como ejemplo nacional por parte de los entendidos y la prensa que destacó con reiteradas notas radiales y televisivas, la presencia de los niños y jóvenes de la ciudad capital de los Boyacenses, reconociendo el proyecto formativo de la capital del departamento, como uno de los más importantes en la actual escena artística del país. Así lo señaló el respetado hombre de radio Guillermo Rodríguez quien es una de las voces con mayor autoridad en términos culturales en Colombia.  

Lo mismo ocurrió en un histórico concierto que ofreció la Orquesta Sinfónica Integrada de Tunja con grandes invitados como el Dueto Margarita, Terzetto Vocal, el Dueto Nocturnal, Leonardo Laverde con Tierra Viva y José Ricardo. Una tarde histórica donde el novedoso ensamble dejó en evidencia el encuentro de varias generaciones donde se señaló que efectivamente Funmúsica había dado inicio al esperado relevo generacional del cancionero colombiano.

Con esta presentación en el marco del Festival Mono Núñez, el Dueto Margarita oficializó su separación como Dupla y ahora cada integrante busca hacer su carrera en solitario para permear los mercados de la discografía nacional. Fotografía Lucas Emanuel BR Boyacá Sie7e Días.
Con esta presentación en el marco del Festival Mono Núñez, el Dueto Margarita oficializó su separación como Dupla y ahora cada integrante busca hacer su carrera en solitario para permear los mercados de la discografía nacional. Fotografía Lucas Emanuel BR Boyacá Sie7e Días.

Este sin duda fue un histórico y conmovedor concierto catalogado como una de las actividades más emotivas y aplaudidas del certamen con el que se dio apertura al Encuentro Internacional, protagonizado por la novedosa propuesta de Tunja junto a las “Mujeres de caña dulce” con Saavedra, Maricarmen Pérez de México y otras representantes de países como Argentina y Chile, encargadas de cerrar con broche de oro la emotiva tarde. 

La nominación del Convite Benigno Núñez de la ciudad de Tunja fue catalogada también como un hecho muy particular en los 48 años del Festival, por cuanto no antes un proceso formativo de niños había llegado tan lejos en el concurso y más con la obtención de las dos bandolas como los premios “Diego Estrada” y el instrumento que ofrece cada año el reconocido lutier Pablo Hernán Rueda al mejor triplista acompañante, que quedó también en manos de la representación Tunjana. 

En la noche de la gran final y en medio de los pesos pesados de la música, aparecieron en escena estos pequeñitos que una vez más hicieron poner de pie al público no solo por la novedad que causa sus cortas edades, sino por la exactitud interpretativa de los repertorios, abordados con un tecnicismo propio de los grandes exponentes que también estaban allí como sus competidores y otros como espectadores. 

El Dueto Margarita y el Trío Juventud fueron también ovacionados en la noche de la gran final y ellos como ganadores de los dos Gran Premio Mono Núñez del año anterior estuvieron protagonizando el concierto de invitados en la noche de premiación, y mientras todo esto ocurría en el Coliseo Gerardo Arellano Becerra, en el festival de la Plaza, el grupo R5, Dayane Fagua con su concierto bohemio  y Los Alcahuetas de Sogamoso hicieron de las suyas con el mensaje de la música campesina, latinoamericana y carranguera que no podía faltar en la agenda del reconocido suceso. 

En la modalidad de expresiones autóctonas los adolescentes integrantes de Descendencia Campesina de Belén y Soata, impresionaron gratamente a los folcloristas e investigadores por lo que el reconocido maestro Mauricio Lozano, señaló que estos jóvenes son el verdadero legado de nuestras tradiciones ancestrales y que tranquiliza saber que estas generaciones le están apostando a lo nuestro.

María Alejandra Peña, una vocalista infantil que promete mucho para el soñado relevo generacional del cancionero colombiano. Fotografía Lucas Emanuel BR Boyacá Sie7e Días.
María Alejandra Peña, una vocalista infantil que promete mucho para el soñado relevo generacional del cancionero colombiano. Fotografía Lucas Emanuel BR Boyacá Sie7e Días.

Por todas las calles de Ginebra se escuchó al unísono el aplauso y la admiración para la delegación Boyacense que a decir verdad en esta oportunidad rompió el récord de lo hecho en años anteriores en cuanto a presencia, número de integrantes y realización de grandes conciertos como el que protagonizo el ensamble orquestal de la E.M.T en el concierto internacional. 

Con un balance altamente positivo, Boyacá regresó con todos los fueros a la presencialidad a Ginebra y por eso el listado de patrocinadores como la Alcaldía Mayor de Tunja, La Gobernación de Boyacá, las alcaldías de Nobsa, Soata, Belén, las empresas Urbaser, Veolia, Comfaboy, Camara de Comercio de Duitama, la Fundación Renacer y la Nueva Industria de licores de Boyacá entre otras, aparecían cada noche en las gigantescas pantallas del Coliseo y la Plaza y lo mismo ocurrió con espacios otorgados por la organización a la alcaldía de Tunja, en la revista y programa de lujo que se emite cada año como librillo de colección. 

Esta por supuesto, fue para unos, la consolidación de su trabajo y el posicionamiento de su nombre que vienen persiguiendo hace muchos años, y para otros un terreno inédito en el que seguramente quedaran atrapados si no todas las 260 personas que hicieron parte de la delegación, si no un gran porcentaje de ellos, por cuanto el Festival Mono Núñez es como un imán que atrae y deja en sus redes a quienes cada año se asoman a la ventana de los aires nacionales. 

Nada fácil mantenerse en ese sitial de reconocimiento que tiene Boyacá en este certamen, pero en la edición 48 del Festival el reto y los objetivos se cumplieron con honores, haciendo que el punto se ponga cada vez más arriba y el nombre de Boyacá siga siendo ponderado como la delegación que junto a la de otros departamentos como Caldas, son las que, por años, le han hecho mayores aportes al evento rector de la música andina en Colombia.

Compartir: