Un día sin redes sociales en tiempos electorales

Las últimas dos semanas han estado impregnadas de una incertidumbre escabrosa. El motivo no es insignificante: la elección del presidente de la República de Colombia. La tensión que se siente en casi todos los ambientes de la vida cotidiana es evidente. La gente habla de política apasionadamente y, cuando no habla y está en silencio, generalmente está inmersa en sus redes sociales, en las que, el tema principal es lo relacionado con los dos posibles caminos que puede tomar el país.

Sin embargo, el día de ayer, por lo menos para mí, fue diferente. Tenía programada una salida de integración con mis colegas. Nos dirigimos a Jenesano, un pueblo boyacense. La señal del pueblo no motivaba a entrar en las redes sociales y vivenciar los dos minutos del odio. Así mismo, todos y todas nos dispusimos a conversar alegremente de la vida. Es la primera salida que tenemos desde hace mucho tiempo. La pandemia había estropeado esos planes de encuentro.

Por otra parte, revivimos la niñez, jugamos fútbol y baloncesto. Lo hicimos sin competitividad alguna. Solo por el disfrute de jugar y de sentir que nuestros cuerpos no son sólo instrumentos para el trabajo.

Nos encontrábamos en la parte rural de esta localidad ubicada a una hora de Tunja. Por consiguiente, todos estábamos embrujados con el hechizo del verde y del río. Esa belleza nos predispuso para vivir la alegría del encuentro y de la contemplación que se hace con los ojos abiertos.

Ahora bien, en la noche, cuando regresé de nuevo a Tunja. Abrí mis redes. Pasé unos minutos allí. Enseguida me dolió la cabeza, sentí de nuevo la incertidumbre. Pensé que en las redes todo es instantáneo, nada perdura, nada se parece a la mirada que se pierde en el bello paisaje de Jenesano.

Me di cuenta de que, aunque es necesario hacer parte del debate político actual, también es vital saber desconectarse, desapasionarse, apartarse un poco. Alejarse nos puede ayudar a comprender ciertas cosas, por ejemplo, que somos instrumentos del marketing político de los candidatos.