[Infografía] Las obras más valiosas de la temporada

Compartir:

La obra ‘Study of Red Pope 1962, 2nd Version 1971’, del irlandés Francis Bacon, es la ‘reina’ de las subastas que inicia la casa Sotheby’s, con un valor base de 60 millones de dólares.

[Infografía] Las obras más valiosas de la temporada 1

Con información de la Agencia EFE

Francis Bacon fue una de las personalidades artísticas más emblemáticas y perturbadoras de la segunda mitad del siglo XX.

Su personal visión atormentada y desolada del ser humano es el mejor documento sobre el sinsentido que aquejó a la humanidad después de la II Guerra Mundial.

Nació en Dublín en el seno de una familia acomodada. Fue el segundo de cinco hermanos. Tuvo una vida turbulenta marcada por su quebradiza salud- era asmático-, su alcoholismo, y la incomprensión de su padre de su homosexualidad.

Entre sus ancestros se encuentra el célebre filósofo del Renacimiento inglés, Francis Bacon. No se sentía irlandés ni de ningún sitio.

La huella del Surrealismo es evidente sobre todo en sus inicios- pero él mismo se definía como ‘huérfano en el arte’. Se ha dicho también que su pintura es nihilista, melancólica, dionisíaca.

La obra ‘Study of Red Pope 1962, 2nd Version 1971’, del irlandés Francis Bacon, es la ‘reina’ de las subastas que inicia la casa Sotheby’s, con un valor base de 60 millones de dólares, seguida de ‘Clairière», del francés Paul Cézanne, por 40 millones.

‘Study of Red Pope 1962, 2nd Version 1971’ es una vuelta de tuerca, una reinterpretación neoexpresionista y libre del célebre retrato que Velázquez hizo del Papa Inocencio X, una de las obras maestras del pintor barroco sevillano del siglo XVII.

Por extraño que parezca, Bacon no quiso contemplar el cuadro de Velázquez –que se conserva en Roma en el Palacio Doria Pamphili-. Al parecer se basó en una postal del mismo. Al menos es lo que él dijo…

Sobre la imagen de este pontífice realizó cerca de 50 versiones,  todas ellas distorsionadas y fechadas entre los años 50 y 70 (la primera en 1949 y la última en 1971).

Esta pintura fue descrita por Gilles Deleuze como un ejemplo creativo de reinterpretación de un clásico.

Estas versiones han sido llamadas ‘Screaming Popes’, es decir, ‘Pontífices gritando’.

Compartir: