La rendición de cuentas de Yamith Hurtado Neira, gerente del San Rafael de Tunja

Compartir:

En el auditorio Francisco Suescún del Hospital Universitario San Rafael de Tunja se llevó a cabo el día de ayer la rendición de cuentas por parte del gerente de esa entidad Yamith Hurtado Neira y su equipo humano.  

YAMITH gerente hospital san rafael
Muy concurrida resultó ser la jornada cuando el gerente del Hospital San Rafael y su equipo de colaboradores hicieron públicas las cifras y el balance financiero, que arroja un panorama muy alentador para el centro hospitalario más importante del​ departamento. Fotografía Boyacá Sie7e Días.

La institución hospitalaria más importante de Boyacá rindió cuentas de su gestión ante la comunidad boyacense a la que denominó “La salud financiera en medio de tantas dificultades, cuyo propósito ha sido siempre salvar vidas».   

El funcionario dio un detallado informe donde enfatizó sobre las grandes dificultades que tuvo que superar este centro hospitalario para salirle al paso a la emergencia sanitaria y devolver la esperanza a cientos de pacientes que llegaron de todos los rincones de la geografía regional. 

«Esto se consiguió gracias al trabajo en equipo que hoy sigue atareado y sin pausa para continuar en su esperanzadora misión de atender de manera oportuna a los pacientes que llegan en busca de un auxilio y una atención oportuna; y esto permite mostrar el logro de objetivos e indicadores», señaló el gerente Hurtado Neira.   

“Aunque la pandemia nos golpeó muy duro, nunca pudo doblegar a este equipo humano. Al contrario, lo fortaleció al punto de que el San Rafa está en su mejor momento de la historia”, indicó Yamith Hurtado.   

El gerente dio a conocer las cifras y afirmó que se recaudaron 206 mil millones de pesos en 2021, se incrementó 53 % la venta de servicios y procedimientos, se tuvo un superávit del 13 %, es decir que se vendió más de lo que se gastó y se recuperó la cartera considerada de difícil recaudo o casi perdida, por más de 73.800 millones de pesos.  

“Todo esto nos permitió atender a más de 11.000 pacientes COVID, de los cuales aproximadamente 5.000 estuvieron en UCI y de 18 camas UCI pasamos a 122 y contratamos 600 profesionales más para atender la emergencia”.  

El gerente puntualizo que “debido a la pandemia, el hospital también se vio obligado a adecuar el hotel Hunza para recibir pacientes, la clínica María Josefa Canelones con UCI para pacientes Covid y un hospital de campaña, que se ubicó a las afueras de las instalaciones de la institución”.   

Yamith Hurtado Neira, gerente del San Rafael. ​Fotografía Boyacá Sie7e Días.
Yamith Hurtado Neira, gerente del San Rafael. ​Fotografía Boyacá Sie7e Días.

Según el informe presentado el día de ayer en cifras, el hospital alcanzó un superávit de 8.300 millones de pesos, recaudó 206 mil millones, vendió servicios por más de 235 mil millones representando un incremento del 53 % con respecto al 2020 y del 43 % frente a 2019 y realizó más de 25 millones de procedimientos y servicios, gracias a la mayor complejidad y robustez que adquirió el hospital a lo largo del año. Además, a la fecha (marzo de 2022), el proceso de pago de nómina de todos los trabajadores se encuentra a paz y salvo. 

En cuanto a deudas por pagar, el 2021 se cerró con 29.000 millones de pesos, recursos que se dejaron de percibir por la liquidación, entre otras, de la EPS Comparta. Dichas deudas se han ido saldando a lo largo del 2022, dijo Hurtado Neira.  

Debido a las liquidaciones de diferentes EPS en los últimos años, al hospital le adeudan aproximadamente 106 mil millones de pesos, razón por la cual ya está contemplado un plan financiero que permitirá, aun cuando dicha cartera no se recupere, generar estabilidad y continuar creciendo sin afectar la prestación de servicios y el buen funcionamiento de la institución.   

En un efusivo momento, el gerente de Hospital san Rafael de Tunja agradeció a los funcionarios y a los boyacenses por la confianza porque según aseguró “Cada peso público bien invertido o recuperado de cartera, cada esfuerzo administrativo significó salud y bienestar para nuestros pacientes”.  

Los resultados financieros y en vidas salvadas que hoy presentamos son consecuencia de la confianza que los boyacenses han depositado en nosotros. Acá seguiremos cuidando la vida de Boyacá y trabajando con el alma” concluyó diciendo el gerente del hospital. 

“Esta es la segunda vez que me emociono tanto con una bata. La primera fue cuando me gradué de médico y conseguí mi primer trabajo. Y la segunda hoy, gracias a este reconocimiento de los usuarios del San Rafa. Para mí es un compromiso para seguir trabajando con el alma por esta institución”, manifestó Hurtado cuando fue objeto de un reconocimiento y la imposición de una bata bordada con la frase «Yo le pongo el alma al San Rafa» entregada al alto funcionario por parte del personal, tanto interno como externo, al que se sumaron los representantes de las comunidades y las familias que de alguna manera han sido beneficiados con los servicios que presta este centro hospitalario.

Compartir: