Revisión exhaustiva al Plan Alimentario Escolar en Boyacá por parte de la nación y el departamento

-Publicidad-

Compartir:

“Debemos reconocer que hay una situación compleja de alimentos que nos trajo como resultado la pandemia, un factor extra como los paros en Colombia, y que ahora se le suma el conflicto Ucrania – Rusia, que son uno de los principales países productores de agroquímicos, mejor dicho, se nos sumaron demasiados factores y lógicamente, eso está poniendo en dificultades los contratos hechos con unos estudios elaborados en el mes de octubre del 2021”.

Alcaldes, responsables del manejo del Programa, operadores en una mesa de trabajo hicieron un análisis del Plan Alimentario Escolar en Boyacá. Foto: Archivo particular.

Así lo argumentó Juan Carlos Martínez Martín, el director de la Unidad Administrativa Especial de Alimentación Escolar del Ministerio de Educación, en una mesa de trabajo con los principales actores de esta iniciativa entre los que estuvieron alcaldes, responsables del manejo del Programa y operadores quienes presentaron un informe detallado de lo que está pasando con el PAE en el departamento de Boyacá.

Además, destacó que el inicio de este programa se dio en Boyacá y que una vez más puede decir que es uno de los mejores en la historia del país por el compromiso de cada uno de sus actores.

-Publicidad-

“Todos esperan soluciones mágicas, soluciones ya, pero hay normas contractuales y hay decisiones que no se pueden cambiar porque sí, hay normas que hay que aplicarlas. Aquí hay alternativas de corto plazo en las que se tienen que ajustar temas de focalización donde hay excedentes, ajustes en los menús, y en los precios de los productos”, dijo Martínez Martí.

El Funcionario del Gobierno nacional añadió que tanto el departamento como la nación tendrán que hacer ajustes en la asignación adicional en los recursos del Programa, para el segundo semestre y además, se pretende realizar soluciones para el futuro que permitan cambiar la estructura de contratar para que esto funcione con lógica del IPC y no con costos fijos inflexibles, que toque andar sufriendo cada año.

Irónicamente también tuvo que referirse Martínez Martí, al desperdicio de la comida en algunas instituciones educativas del departamento: “Si me están asignando 100 raciones y están entrando 85 estudiantes a comer debo avisar que me reasignen solo a 85, porque si no eso me genera sobrecostos y desperdicios y eso nos serviría de flexibilidad para poder mejorar y poder cualificar la ración, aumentar el costo para la realidad actual. Tenemos lugares donde ha bajado la matrícula y es necesario reportar eso inmediatamente y ajustar el número de raciones”.

Sobre el inconformismo de los operadores de no continuar prestando el servicio por las condiciones económicas actuales, Juan Carlos Martínez dijo, que los riesgos contractuales siempre existirán. “En este momento todo el país está operando y son solo unos pocos los casos donde tenemos la crisis. Todos han hecho ajustes en los menús, ajustes en la focalización, reitero hay que ajustar esa focalización, revisar el número de raciones, revisar ese menú y hacer esos ajustes”.

Compartir: