Tigo bloqueó más de 628 millones de intentos de acceso a páginas relacionadas con explotación sexual infantil

La pandemia duplicó el tiempo que los niños, niñas y adolescentes en Colombia se conectan a Internet. Por supuesto, los riesgos para los más jóvenes también se duplicaron. Por eso, los operadores han venido adelantando distintas iniciativas desde lo social y tecnológico para mitigar estos riesgos.

Foto: Archivo Particular

Particularmente, en 2021, Tigo bloqueó más de 628 millones de intentos de acceso a páginas relacionadas con explotación sexual infantil, con un promedio mensual de 52 millones de intentos y un promedio diario de 1.7 millones de accesos diarios. Para graficarlo, cuando un usuario intenta ingresar a un portal que tiene o está reportado por tener contenidos considerados como ilegales, con material abusivo sexual infantil, según un listado proporcionado por el Ministerio de Tecnologías de la Información y la Comunicación, el operador se encargar de denegar el acceso. Para esto, Tigo tiene una plataforma especializada y dedicada para bloquear páginas que utilizan contenidos ilegales.

Pero el trabajo de Tigo no se queda sólo desde lo técnico con el bloqueo en los intentos de acceso a portales que contienen material de explotación sexual infantil. El esfuerzo también se da desde lo social y educativo. “Desde nuestra experiencia identificamos que el camino más efectivo para mitigar los riesgos en internet es la mediación proactiva. El acompañamiento permanente que hacemos, incluidos los pares (amigos, familiares o compañeros de la misma edad), basada en el respeto, el diálogo, la preparación y la proactividad de los menores en sus experiencias digitales”, explicó Ana Marina Jiménez, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Tigo.

La cruzada contra la propagación de páginas vinculadas con material de abuso sexual infantil atañe a todos los protagonistas del Ecosistema Digital. Por ejemplo, Red PaPaz, denunció que el abuso se incrementó en un 30% en el país debido al aumento de la presencia de niños y adolescentes en los entornos digitales.

Datos de ContigoConectados

De acuerdo con datos del estudio Contigo Conectados, el 35% de niños, niñas y adolescentes colombianos han visto imágenes con contenido sexual en internet, el 24% a través de redes sociales. Así mismo, el 20% de los encuestados aseguraron que han recibido de manera directa mensajes de tipo sexual.

Además, según ContigoConectados, el 30% ha tenido contacto en internet con personas desconocidas, mientras que 17% se ha encontrado personalmente con personas conocidas a través de internet. Pero la estadística que más tiene que llamar la atención es que, el 99.8% no le cuenta a ningún familiar o amigo sobre estas situaciones, lo cual se convierte en un riesgo mayor que trasciende incluso los entornos digitales.

Tres consejos para los padres

Expertos de Tigo comparten tres consejos para que los padres de familia tengan en cuenta:

¡Nunca comparta material ilegal!

La regla de oro para prevenir la propagación de contenidos de sitios web con material de abuso sexual infantil es: cortar la cadena. En Colombia es delito distribuir y compartir imágenes que involucren a menores de edad –o personas que aparenten serlo– en el desarrollo de actividades sexuales explícitas, simuladas o sugeridas. La responsabilidad es denunciar la página y a las personas que produzcan y compartan estos contenidos.

Tenga cuidado con las imágenes y videos que comparte:

En lo posible no comparta fotos o videos de sus hijos menores de edad en las que aparezcan semi desnudos. Este material puede ser utilizado por pedófilos o delincuentes cibernéticos, que utilizan técnicas avanzadas de edición de imágenes. En caso de compartir este tipo de publicaciones, despliegue filtros de seguridad para que solo pueda ser visto por su círculo de confianza.

Escuche a los niños:

Mantener una comunicación fluida con sus hijos es la herramienta más efectiva para prevenir posibles eventos que atenten contra la integridad de los niños. Al interior del hogar, promueva conversaciones francas y directas sobre las oportunidades, pero también los riesgos que hay en la web y sobre todo escuche las inquietudes y hechos que llamen la atención de los menores. De esta forma, podrá conocer de primera mano si existe algún tipo de riesgo.