[Infografía] Claves para entender qué es lo que se recuerda durante cada día de la Semana Santa

Compartir:

En el año 325 el Concilio de Nicea fijó la fecha de celebración de Pascua para todo el ámbito católico occidental. A partir de aquel momento, y basándose siempre en el relato evangélico, cada país ha ido construyendo un conjunto propio de celebraciones.

La-Semana-Mayor_compressed

En ese Concilio se estableció que la celebración de la Pascua sería el primer domingo después de la primera luna llena de primavera. De esta forma, es una fecha que se da entre el 22 de marzo y el 25 de abril, en resumen, la fecha de la celebración es variable: entre marzo y abril.

La Semana Santa es la fiesta cristiana que recuerda los últimos momentos de Cristo en la Tierra: el Domingo de Ramos es el día en que se celebra la entrada de Jesús a Jerusalén, el Jueves Santo es la fecha de la Última Cena, el Viernes Santo recuerda la crucifixión, el Sábado Santo es día de duelo y, finalmente, el Domingo de Pascua se celebra la resurrección.

Se refiere al conjunto de celebraciones de carácter religioso que se hace la última semana de Cuaresma, entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección, es decir, el día de Pascua, aunque su celebración suele iniciarse en varios lugares el viernes anterior, es decir, el Viernes de Dolores con una serie de rituales litúrgicos de toda una semana, pero que también sirven como excusa para encuentros familiares con grandes comidas.

Domingo de Ramos: entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén.

Lunes Santo: unción de Jesús en casa de Lázaro. Jesús expulsa a los mercaderes del Templo de Jerusalén.

Martes Santo: Jesús anticipa a sus discípulos la traición de Judas y las Negaciones de San Pedro.

Miércoles Santo: Judas Iscariote conspira con el Sanedrín para traicionar a Jesús con treinta monedas de plata.

Jueves Santo: lavatorio de los pies, la Última Cena, eucaristía, oración de Jesús en el huerto de Getsemaní y el arresto de Jesús.

Viernes Santo: prisión de Jesús, los interrogatorios de Caifás y Pilato, la flagelación y coronación de espinas, el Vía Crucis, crucifixión y sepultura de Jesús.

Sábado Santo: la soledad de María, víspera de Pascua.

Domingo de Pascua: la Resurrección.

Sigue siendo Cuaresma hasta el atardecer del Jueves Santo, cuando da comienzo el Triduo Pascual: ese mismo día se celebra la institución de la Eucaristía en la última cena; el Viernes Santo, la crucifixión y muerte del Señor, y la noche del Sábado Santo, la Vigilia Pascual.

Durante la también llamada Semana Mayor tienen lugar numerosas muestras de religiosidad popular a lo largo de todo el mundo, destacando las procesiones, penitencias y las representaciones de la Pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Compartir: